Cómo conseguí aumentar mi productividad y trabajar más relajado

“Tu trabajo va a llenar buena parte de tu vida, y la única manera de estar realmente satisfecho contigo mismo es hacer lo que creas que es un trabajo fantástico. Y la única manera de hacer un trabajo fantástico es amar lo que haces. Y si todavía no lo has encontrado, sigue buscando. No te rindas. Cuando lo encuentres, te darás cuenta, desde lo más profundo de tu corazón, que lo has encontrado” (Steve Jobs)

Si dejas sin control tu mundo, acabará contigo. Decenas de tareas pendientes, interrupciones constantes, cientos de correos sin leer, reuniones a todas horas....¿te suena? Sientes que aunque trabajaras las 24 horas del día no llegarías a todo. Las tareas se acumulan, la cantidad de información de la que tienes que hacerte cargo es abrumadora....se lo que se siente. Por eso te cuento cómo tomé el control y conseguí cambiar esa situación, reduciendo mi estrés y aumentando mi productividad y eficacia.


La gente no para de hacer listas sin sentido: tareas, información, ideas, proyectos o datos que luego ni recuerdan que están allí. Todas estas anotaciones acaban en el fondo del cajón en una libreta que nunca más vuelven a mirar o, en el mejor de los casos, olvidadas entre hojas y hojas de su libreta a la espera de ser vistas, casi por casualidad, algún día. Nunca son capaces de ordenar toda esa información y darle sentido, es la razón de esa sensación de saturación.

Y las peores de todas son las personas que dicen: "dime, dime, que me acordaré". Nos creemos superpersonas capaces de acumular toda la información en nuestra cabeza. Van corriendo pero no avanzan y además, suelen ser las que más se quejan por que tienen mucho trabajo.

¿Eres tu una de ellas? Yo lo era.

Esa forma de trabajar tarde o temprano tendrá consecuencias. Tu salud se verá deteriorada por el estrés que conlleva manejar tanta información sin control. Tus responsabilidades se verán afectadas, tu rendimiento caerá en picado y el estrés acumulado empezará a darte señales de que tienes que cambiar algo y si no le haces caso podrá causarte serios problemas. Y, además, creerás que es culpa de que tienes mucho trabajo.

Pero la buena noticia es que esto tiene solución. Tomando el control de tu vida conseguirás un nivel de rendimiento personal que nunca jamás habrás podido imaginar. Tomando el control de cada área de tu vida podrás llegar a mejorar tu calidad de vida a unos niveles que ni creerías. Hoy me voy a centrar en explicarte cómo conseguí tomar el control de mi trabajo y por qué tú deberías hacer lo mismo.

Tenía el mismo problema que la gran mayoría de las personas. No tenía un sistema de organización fiable. Mis listas de tareas no existían. Tenía una libreta en la que anotaba todo pero que después ni organizaba y ni le daba sentido. Mi correo electrónico era una aplicación de almacenamiento en la que había miles de correos e insistía en contestar a todos y cada uno en cuanto me llegaban. No tenía un sistema de organización tal que me permitiera decidir que era lo mejor que podía hacer en cada momento y la información fluía sin control hasta mi cabeza.

Llegó un momento que tuve que cambiar. No era posible mantener ese nivel de exigencia sin medida. Empecé a buscar métodos para mejorar mi organización personal y, como no, si buscas como organizarte y mejorar tu productividad vas a encontrar a David Allen. Compré su libro, 'Organízate con eficacia' y empecé a leerlo, sólo con el primer capítulo supe que esto era lo que había estado buscando durante tanto tiempo, que esto era lo que necesitaba, lo que me iba a salvar la vida.

Muchas veces leemos métodos y fórmulas que nos ayudan en determinadas facetas de la vida pero no somos capaces de ponerlas en marcha. Ni siquiera probamos si lo que hemos leído funciona. Nadie, y digo bien, ninguna de las personas que en su día me pidieron ese libro o se lo dejé porque sabía que les iba a venir bien, repito, nadie, ni siquiera lo intentó. Imagino que estarían muy ocupados apagando fuegos cuando tenían a los bomberos en el cajón de su mesilla......

GTD® me salvó la vida y cuando lo empecé a aplicar a fondo me la cambió.

Comencé a aplicarlo poco a poco, empezar es más fácil de lo que parece. Solo se necesita voluntad de cambiar una mentalidad estancada durante años aplicando recetas obsoletas. Los paradigmas del trabajo han cambiado y no es más efectivo ni más productivo el que se queda más horas en la oficina sino el que consigue una efectividad mayor con los recursos disponibles de una manera eficaz independientemente de si tiene que trabajar 8 o 5 horas.

Adquirí el hábito de recopilar, organizar y crear listas de tareas y proyectos que funcionaban, y lo siguen haciendo. Seguí estudiando otras técnicas, consejos y métodos para continuar mejorando y los apliqué y complementé a GTD
®. Leí los blogs y los libros de los mejores profesionales en productividad personal y alto rendimiento tanto nacionales como internacionales, experimenté en primera persona, fallé y me volví a levantar. Sigo aprendiendo. Ahora mi sistema funciona. Está testeado y más que probado. Continúo adaptándome a las nuevas corrientes y mejorando aspectos que creo que puedo mejorar, no solo para mi trabajo si no también para mi vida. Es un viaje apasionante.

Porque la productividad personal no es algo solo para tu trabajo. Es una filosofía de vida que te ayuda a generar infinidad de recursos que puedes aplicar en cualquier ámbito para poder alcanzar un alto rendimiento personal, mayor bienestar y por ende, mayor felicidad personal.

Mi correo electrónico dejó de echar humo, empecé a ser mucho más eficaz en mis tareas, aumenté mi productividad de una manera notable llegando a gestionar todas mis áreas de responsabilidad de manera fluida y sin sobresaltos. Mis niveles de estrés se han reducido a niveles mínimos y mi felicidad global ha aumentado cuando no lo creía posible. No quiere decir que el estrés haya desaparecido totalmente, ni que ya no me sienta algo estresado en ciertos momentos, eso forma parte del ser humano pero de manera global el nivel es muy bajo y cuando aumenta tengo los recursos necesarios para volver a un estado de calma.

Por eso me he centrado en la productividad personal, porque verdaderamemente funciona. Es apasionante. Es increíble las mejoras que, con pequeños cambios, puedes notar. Durante todo este proceso (más de 5 años) he generado, siempre a partir de GTD
®, (casi toda la productividad personal actual tiene pinceladas de GTD® o se han basado en ella) una forma de trabajar que me permite ser más eficaz, y a la vez asumir una carga de trabajo que nunca hubiera sido capaz de soportar, o si, pero no lo sabía..... 

GTD® no soluciona todas las cuestiones y tiene algunas carencias en ciertos aspectos que he ido complementando con otros aprendizajes, pero son los raíles por los que circula mi tren, ahora convertido en locomotora. 

Porque no todo es GTD®, mi productividad personal ha crecido gracias a otros muchas formas de trabajar y nuevos hábitos que he ido instaurando a lo largo de este tiempo.

Te animo a que hagas lo mismo, a que cambies, tu vida mejorará. Y para ponértelo más fácil creé este blog, para compartir mis conocimientos y experiencias contigo. Para ayudarte si lo necesitas, lo creé para seguir buscando mi mayor rendimiento personal y para lograr la mayor felicidad con los recursos disponibles. Comparto todo lo que he aprendido porque no hay mayor escuela que la propia experiencia.

Un abrazo.
Carlos.


Foto: bossfight.co



No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.