31 días, 31 logros: Conclusiones

No hay secretos para el éxito. Éste se alcanza preparándose, trabajando arduamente y aprendiendo del fracaso.(Colin Powell)

Buscar conscientemente un logro al día no ha sido fácil pero te obliga a relexionar sobre lo positivo en vez de centrarte en lo negativo. Estas son las conclusiones al experimento que comencé el mes pasado y que me ha traído grandes aprendizajes.



Después de 31 días consecutivos de anotar un logro conseguido, por pequeño que fuera, éstos son los resultados:

31 días

  • 2 logros mayores.
  • 23 logros menores.
  • 6 días sin haber conseguido identificar un logro.

Más allá de los resultados, el objetivo de experimento, tal y como dije al inicio del mismo, es intentar profundizar en el hábito de centrarme en lo positivo y no en lo negativo. Habitualmente, tendemos a identificar con mucha más eficacia y energía los aspectos más negativos, fracasos, errores o circunstancias con diferente resultado al esperado que los aspectos más positivos o logros, éxitos personales o acciones gratificantes que conseguimos día a día. 

No nos recompensamos lo suficiente por las cosas que hacemos bien y nos martirizamos demasiado por las cosas que no salen como deseamos. Esto no tiene sentido, debemos buscar un equilibrio para que nuestra vida no acabe balanceándose del lado incorrecto.

Conclusiones

El hábito de identificar las acciones positivas nos ayuda a mejorar nuestra autoestima y evita caer en pensamientos negativos hacia nosotros mismos. Nos previene de caminos sin salida y nos ayuda a construir una fortaleza interna con la que afrontar cada una de las situaciones más difíciles, con unos recursos más potentes y eficientes para salir con éxito de cada situación.

Con esto no quiero decir que debas obviar lo negativo, todo lo contrario, los errores o las acciones menos positivas son tu fuente de aprendizaje y constituyen tu mayor activo. Gracias a ellos, puedes generar esos recursos a los que me he referido antes. Pero por esto, tampoco debemos de dejar de lado lo positivo, que junto con lo negativo, dan forma a nuestra forma de vivir. 

No ha sido fácil identificar un logro cada día, es más, son significativos los 6 días en los que no he podido encontrar algo destacable. Quizá porque no lo hubiera o porque no he dedicado el suficiente tiempo para encontrarlo, no lo sé. Esto pone de manifiesto la velocidad con la que vivimos en la actualidad. 

Al llegar la noche, casi no recordamos lo que hemos hecho durante el día ya que nos pasamos la jornada con decenas de actividades. Esto es un aspecto en lo que quiero poner más énfasis en los siguientes meses: Reducir la velocidad para ser más consciente de lo que hago.

Otro de los aprendizajes que me ha aportado el experimento es que todos los días ocurren cosas que pueden calificarse como buenas cosas o logros. Y que un logro no tiene porque ser algo espectacular. Para alguien conseguir dar tres pasos seguidos puede constituir un logro superior y tu ni siquiera lo consideras como logro. Por tanto, un logro no depende de lo que se consigue si no de lo que representa para ti, al igual que los fracasos. 

Los fracasos no son ni buenos ni malos, todo dependerá de tus expectativas y de como actúes ante ellos. Créeme, pocas cosas en las que hayas fracasado merecen más de 30 segundos de tristeza. Conque levanta la cabeza y mira hacia el próximo reto personal.

Sin duda, después de estos días procuraré ser más consciente de mis logros y recompensarme por ellos. Así como seguiré siendo consciente de mis fracasos para convertirlos en logros.

Un abrazo.
Carlos.



No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.