viernes, 23 de diciembre de 2016

Resumen 2016

Un viaje de mil millas comienza por el primer paso. -Lao Tsé.



Se va a cumplir un año de la primera publicación del blog. Durante estos doce meses hemos ido evolucionando conjuntamente. La experiencia de escribir semanalmente al menos un artículo ha sido altamente gratificante, estimulante y motivante. 

Escribir sobre lo que quieres, cuando quieres y como quieres ejerce una fuerza poderosa que te catapulta hacia una mejora constante y te genera un hambre de seguir aprendiendo e investigando cada día sobre los temas que te apasionan. 

Te ayuda a mantener tus objetivos en el punto de mira porque al escribir, estamos ayudando a nuestro cerebro a fijar conceptos e interiorizarlos.

Durante 2016 he tenido la oportunidad, gracias al blog, de establecer contacto (virtual) con muchas personas y profesionales de la productividad personal y la efectividad. He sido invitado a participar en #cafeyproductividad, un evento que cada seis meses reúne a muchos profesionales de la productividad para hablar, debatir y poner en común ideas, conceptos y maneras de abordar la productividad personal. Siempre sumando.

Las visitas se han ido sucediendo poco a poco y van siendo cada vez más estables, aunque en terminos de blogging seguro que serán muy poquitas, a mi me valen y me hacen mantener esa motivación para continuar.

Ha mejorado en mi forma de escribir y de pensar (aunque sigo siendo un novato en ambas). Mi análisis de cada tema se ha visto mejorado hasta el punto de poder hacerlo más rápido y preciso. He conseguido poder retener e implementar hábitos y rutinas de manera más eficiente.

Como habréis visto, es un blog personal y no sólo hablo de productividad personal y organización. Escribo sobre alto rendimiento, estilo de vida, deporte y más. Pretendo dar a conocer y explicar mi experiencia en la búsqueda de la mejora personal continua para alcanzar un alto grado de eficacia, rendimiento, bienestar y aprovechamiento vital reduciendo nuestro estrés diario para vivir más y vivir mejor



Como os he dicho, es altamente estimulante y me anima a seguir compartiendo con vosotros mi propia experiencia y conocimiento a lo largo de estos últimos años de aprendizaje.

Para el que le gusten los números, a lo largo de este primer año y hasta el momento, he publicado 35 artículos, y voy a mantener el ritmo de publicación a 1 post semanal por lo menos. Esto también me obliga a mantener vivo el blog. Las visitas totales son casi 12.000 en este año y durante los últimos meses el número de visitas ha llegado a casi 2000 mensuales de manera estable. No escribo para tener visitas, ni hago SEO, ni me interesa. Escribo para mi y para ti, de lo que sé y lo que me nace de dentro. A veces con más éxito y a veces con menos, siempre con el propósito de crear un espacio para la mejora personal y profesional no solo para mi si no también para ti. 

Para el futuro tengo varios objetivos tanto personales como profesionales, algún experimento, alguna aventura. Lo primero de lo que os daréis cuenta es que el blog cambiará de imagen, más profesional, una imagen más minimalista, como me gusta. Diferente. 

No puedo desvelar mucho más porque todavía tengo que decidir en que me centro finalmente pero quizá haya algún curso y/o algún libro. El tiempo es limitado y la familia y uno mismo es lo primero (tip gratuito para alcanzar el alto rendimiento), pero si que os puedo asegurar que seguiré publicando periódicamente.

La posibilidad de alcanzar un objetivo es lo que te mantiene vivo; por eso no debes de dejar de tener sueños que cumplir.

Son sueños pero a veces se transforman en realidades, solo tienes que trabajar en ellos. Sean los que sean, grandes o pequeños son tuyos y forman parte de ti. 

Me encantaría que me trasladarais lo que más os ha gustado, lo que creéis que debo mejorar o que es lo que más os sirve o necesitáis. 
Hacédmelo llegar por la vía que queráis. Estaré encantado de recibir vuestro feedback para seguir ofreciéndoos lo mejor y para continuar creciendo. 

Solo me queda desearos una Feliz Navidad y un productivo 2017.

Un abrazo.
Carlos.



Fotos: Bossfight.co

lunes, 19 de diciembre de 2016

Trabajo en equipo: III Carrera de empresas ESIC

La suma del equipo es más que la suma de las individualidades.


La niebla y el frío nos acompañaron el pasado domingo en la III carrera de las empresas organizada por ESIC en Zaragoza. Allí nos dirigimos 23 valientes que desafiando a la niebla, a las bajas temperaturas y a las, para algunos, pocas horas de sueño –debido a la cena de empresa del día anterior- nos pusimos de corto –es un decir- para disfrutar del deporte y del compañerismo.

La carrera se disputa sobre un recorrido plano de 8 kilómetros con salida y llegada en el pabellón Príncipe Felipe.  Los equipos están compuestos por tres personas de la misma organización que tienen que llegar juntos a meta con una diferencia máxima de diez segundos entre el primero y el último.

El espíritu del evento es el del trabajo en equipo y el compañerismo, team building lo llaman. Saber trabajar en equipo es un factor fundamental para el éxito personal y permite alcanzar metas que no se conseguirían individualmente. Esto se demuestra en este tipo de carreras en las que cada miembro del equipo aporta un poco al conjunto y hace que el resultado en global sea mejor que si cada uno hubiera corrido por separado.

Os dejo una charla en TED de Josef Ajram donde cuenta una anécdota en una carrera que ilustra a la perfección lo que es el trabajo en equipo. No dejéis de verla es buenísima.



Esta colaboración, aportando las fortalezas de cada uno de los miembros del equipo, debe reflejarse en el día a día tanto de una organización como de una familia o grupo. Aprender trabajando en equipo forma parte de la mejora continua personal  y permite alcanzar un alto grado de desarrollo y rendimiento que de otra forma no sería posible. Tanto los logros individuales como los del conjunto se ven multiplicados trabajando unidos.
 
Como suele ocurrir en estas carreras con tanta gente -3.500 personas- y de tan diferentes perfiles, la aglomeración en la salida no nos permitió correr con soltura durante los primeros kilómetros. Una vez que el pelotón se estiró, comenzamos a mantener un ritmo constante en el que los tres, Mapi (@mapixula), Pedro y yo íbamos cómodos, hasta comentando los tiempos de los primeros kilómetros.

En el paso por la avenida de San José, de nuevo, la estrechez de la calle nos obligó a pasar gente por el exterior y a tener que esquivar corredores continuamente. Íbamos muy bien, con ritmo constante y en mi caso relajado y disfrutando de un domingo de deporte. Además, me levanté con el estómago revuelto y poco a poco las molestias fueron desapareciendo. El deporte lo cura todo.

Avituallamiento con agua un poco desorganizado y a continuar, el paso era constante y fluido. La animación con orquestas, ‘mamás noel’ en tarimas bailando, la gente animando  y la música a lo largo del recorrido dio un poco más de color a este día de cielo gris. 

El ánimo entre los tres era constante, pasamos por el túnel de Cesáreo Alierta con una pequeña cuesta que tendríamos que volver a superar a la vuelta como única dificultad y, finalmente encaramos los últimos dos kilómetros del recorrido. Las piernas respondían, iba muy cómodo y con ganas de más pero el equipo es el equipo.  Últimos metros, apretamos un poquito, cruzamos la meta con los brazos arriba y terminamos una bonita carrera con la sensación de que podíamos haber dado algo más.

Rápidamente fuimos a recoger el isotónico y la fideuá, que calentita entra como si no hubiera comido en tres días. Comentamos un poco como ha ido con los compañeros, algunos han sufrido más, otros van sobrados, pero como siempre salir a correr por tu ciudad un domingo te llena de energía el cuerpo y la mente para poder así,  encarar la última semana de trabajo de año con alegría y ganas.

El trabajo en  equipo es:

  • Escuchar.
  • Aprender.
  • Animar.
  • Poner en común.
  • Disfrutar.
  • Divertir.
  • Ceder.
  • Criticar constructivamente.
  • Ayudar.
  • Empujar.
  • Aconsejar y dejarse aconsejar.
  • Triunfar en conjunto.
    ¿Se puede pedir más?

Un abrazo.

Carlos,

jueves, 15 de diciembre de 2016

Deja de quejarte, actúa

Quejarse es el pasatiempo de los incapaces. -Hugo Ojetti (escritor y periodista italiano)-



Quejarse no sirve de nada. Nunca. Piensa una sola vez que quejarte te ha servido realmente para algo.

viernes, 9 de diciembre de 2016

Cómo gestionar tu email antes de que explote

Lo más importante en la comunicación es escuchar lo que no se dice. –Peter Drucker-



Una de las primeras cosas que tienes que hacer para alcanzar un alto rendimiento personal es aprender a manejar/gestionar tu correo electrónico adecuadamente y de manera eficaz. Objetivo: Inbox Zero.

Ya han pasado 45 años desde que Ray Tomlinson, ingeniero del MIT (Massachussets Institute of Tecnology) envío el primer correo electrónico de la historia y se ha convertido en una de las herramientas que más han cambiado la comunicación personal hoy en día. Muchas de las tareas que tienen que realizar los profesionales del conocimiento hoy en día, vienen a través del email. Por eso es de vital importancia aprender a usarlo adecuadamente.

Una buena parte del estrés que se genera en el entorno laboral viene a través de los mensajes recibidos o acumulados en tu bandeja de entrada. Las decenas de mensajes sin leer, la entrada de nuevos correos mientras trabajamos y la imposibilidad de hacer frente a todo lo que nos piden por esta herramienta es el caldo de cultivo del estrés laboral y puede llegar a generar una ansiedad innecesaria por no poder atender todas las exigencias demandadas.

Tu rendimiento y tu productividad laboral se verá muy afectados si no consigues dominar tu correo electrónico antes de que te este domine a ti.

El objetivo principal de la gestión eficaz de tu email es mantener en todo momento tu bandeja de entrada vacía. Ojo, esto no significa que tengas que hacer todo lo que tengas pendiente para que tus mensajes desaparezcan. Mediante los siguientes pasos te explicaré como procesar y organizar todos los correos para vacíar tu inbox y que estén en el lugar adecuado para cuando los necesites. De esta manera no perderás nada y te podrás dedicar a lo que tienes que hacer sin preocuparte de los correos sin leer o de las tareas pendientes por cerrar.

GTD, junto con otras técnicas, métodos y hábitos nos ayuda a mantener el control de nuestro correo para poder ´llegar a todo´ y no perder ningún correo por el camino.
La bandeja de entrada no es una lista de tareas.

Ordena tu correo electrónico paso a paso y libérate del estrés definitivamente.

Reserva una tarde o unas horas para realizar este proceso. Es el principio de tu nuevo sistema de organización y requerirá algo de tiempo ponerlo todo en orden pero te aseguro que notarás un cambio sorprendente:

1. Crea las siguientes carpetas:

- ACCIONES SIGUIENTES (para tareas) -yo la llamo ToDo-.
- INFO (para correos que sirven de consulta).
- SEGUIMIENTO (para correos que requieren una respuesta por parte de alguien o una acción que has delegado).
- ALGÚN DÍA (para correos que te indican alguna acción que tienes que hacer pero que vas a posponer para una mejor ocasión o quieres valorar más adelante si hacerlo o no).
- ELIMINADOS (para los correos que eliminas).

2. Abre tu inbox y ve aplicando GTD a cada uno de tus correos. Procésalos y organizalos en las carpetas correspondientes.

>>¿Qué es?

Si es una tarea que te lleva menos de dos minutos, hazla.Si es una tarea que te llevará más de dos minutos, ponla en la carpeta de acciones siguientes o TO_DO.
Si es información que necesitarás para alguna tarea o proyecto guárdala en la carpeta INFO.
Si es algo que quieres deja para más adelante guárdalo en ALGÚN DÍA.
Si es algo que tienes que hacer en una fecha determinada, anótalo en la agenda y elimina el correo enviándolo a la carpeta de ELIMINADOS.
Si no te sirve para nada elimínalo -a la carpeta de ELIMINADOS.
Si es algo que corresponde a una carpeta específica de tu trabajo, archívala allí. Ej.: Un presupuesto en la carpeta PRESUPUESTOS.

Sigue estos pasos para cada uno de tus correos de tu inbox y recuerda, estás procesándolos no te pongas a hacerlos sólo procésalos -salvo en el caso de que te lleven menos de dos minutos como hemos visto antes-.

3.- Cuando tengas tu inbox a cero realiza el mismo proceso pero con los demás mensajes que tienes en las demás carpetas que tienes y una vez procesados elimina esas carpetas.

4.- Crea las reglas necesarias para que los correos entrantes se archiven en las carpetas que tu quieras.

5.- Repite el proceso de vacíar tu inbox varias veces al día, pero no estés continuamente pendiente del correo electrónico, yo lo proceso de tres a cinco veces durante mi jornada para mantener el inbox zero.

De esta manera, tendrás todos tus correos identificados y organizados. Solo te queda elegir un correo de tu lista de acciones siguiente y ponerte a trabajar. Empezarás a disparar tu productividad y tu rendimiento.




5 consejos finales

Ten el mínimo número de carpetas. De esta manera buscar los correos será mucho más fácil. Acostúmbrate a utilizar el buscador del correo y a utilizar los filtros para la búsqueda, en vez de archivar estos correos en decenas de capetas.

Trabaja con el correo electrónico apagado si no es imprescindible. Una de las mayores fuentes de interrupciones y de estrés en el estar continuamente viendo como van entrando los correos a la bandeja de entrada. Mucha gente se extraña de esta manera de trabajar pero créeme ganarás eficiencia.

Utiliza las reglas del correo. Haz que él trabaje para ti. Ahorraras tiempo en procesar los correos ya que se archivarán automáticamente en la carpeta adecuada.

No hagas las tareas al procesar la bandeja de entrada. Es uno de los errores más frecuentes que se comenten al empezar a usas GTD. Primero procesa, luego organiza y por último haz.

No borres correos, los eliminados guárdalos en una carpeta de ELIMINADOS. Puede que necesites consultarlos más adelante.

Te animo a que lo pongas en marcha y me cuentes tus sensaciones.

¡Adelante!

¿Necesitas ayuda? info@carlosantoran.com o déjame tu duda un comentario.

Un abrazo.
Carlos.

Foto: Realistic shots, Boosfight.co

Enlaces relacionados:
Método GTD® | 0 Introducción
Método GTD® | 1 Recopilar
Método GTD® | 2. Procesamiento: Vaciar la bandeja de entrada
Método GTD® | 3. Organización: Creando los recipientes adecuados
Método GTD® | 4. Revisión semanal: El motor del sistema

viernes, 2 de diciembre de 2016

La regla de los dos minutos

Confía en el tiempo, que suele dar dulces salidas a muchas amargas dificultades. - Miguel de Cervantes (1547-1616), Escritor español-




Esta regla es un pequeño hábito que David Allen incluye en su método de organización personal GTD y que nos ayuda a avanzar en el procesamiento de nuestro inbox de una manera ágil.

La regla dice que al procesar tu bandeja de entrada si lo que estás procesando es una tarea que debes hacer tu y que la puedes hacer en menos de dos minutos, hazla inmediatamente y a continuación continua procesando tu bandeja de entrada.

Las notas, papeles, correos, paquetes, en definitiva, todas las cosas que llegan a nosotros - a partir de ahora 'cosas' - las recopilamos en nuestra bandeja de entrada o inbox.
Cuando nos disponemos a procesarlas -te recuerdo que procesar no significa hacer- lo que haremos es determinar qué es cada 'cosa' y la colocaremos en el sitio adecuado, -organización-.
Si no conoces GTD, el proceso es el siguiente:

Varias veces al día, las que consideres, vas tomando esas cosas de una en una y te preguntas qué es eso y si es accionable, es decir, si puedo hacer algo con esa 'cosa':

Si no es accionable

Puede ser que no sirva para nada, entonces lo tiras a la basura directamente y si es algo que sirve como información para algún proyecto o tarea lo archivas en el sitio adecuado.

Si es accionable

Puede ser un proyecto -algo que necesita más de una tarea para ser hecho- entonces anótalo en tu lista de proyectos, identifica la próxima tarea y anótala en tu lista de tareas o acciones siguientes, según como la llames.

Puede ser una tarea, si es una tarea para la que se necesitan más de dos minutos, delégala a la persona adecuada y si eres tu la persona que lo tiene que hacer anótala en tu lista de tareas para hacerla en cuanto tu contexto te lo permita.

Si es una tarea corta y rápida que te va a requerir menos de dos minutos, hazla y después continua procesando el resto de 'cosas' de tu bandeja de entrada'.




El porqué de los dos minutos y no cinco está claro. Procesar tu bandeja de entrada tiene que ser algo ágil y rápido. Dos minutos es un tiempo perfecto; si te pusieras a hacer una tarea que recoges del inbox durante más de dos minutos pasarías de estar procesando a estar haciendo y eso cortaría de raíz todo el proceso de llegar al inbox cero.

La regla de los dos minutos te permite sacar adelante sin pensarlo apenas las tareas cortas y casi siempre poco importantes que estarían ocupando un espacio en tu mente generando un estrés innecesario.

No tiene sentido en una tarea de esta índole, perder el tiempo en anotarla en tu lista de tareas para ser hecha más adelante. En el tiempo que tardarías en anotarla te da tiempo a hacerla. Es una manera muy eficiente de avanzar en tu trabajo de manera rápida.

Te genera un estado de control liberándote de tareas pequeñas que tenderías a procrastinar si las tuvieras escritas en tu lista. A veces no es así, puede que esa tarea corta y rápida sea muy importante para avanzar un proyecto, pues adelante, ya está, ya has avanzado, sigue procesando.

Poner en práctica la regla de los dos minutos fue para mi de las cosas que más me ayudaron en los comienzos para poder ganar en productividad, liberando mis pilas de cosas por hacer casi instantáneamente.

No es fácil saber que tarea te va a llevar menos de dos minutos, haz la prueba. Coge un tarea de tu inbox que consideres que se puede realizar en ese tiempo y mide lo que tardas en hacerla. Muchas veces no tenemos las referencias suficientes de lo que realmente se tarda en hacer algo. Con la práctica llegarás a saber y a determinar con exactitud que tareas puedes hacer según esta regla.

Eso si, dos minutos es un valor aproximado, obviamente si son dos minutos y medio vale igual pero sé lo más estricto posible con la regla porque si no, terminarás haciendo en lugar de procesando.

Beneficios

Mayor control.
Mayor sensación de avance, con lo cual la satisfacción aumentará.
Liberarás trabajo rápidamente (tareas pendientes que antes tenías anotadas y ahora ya no)
Procrastinarás menos.
Harás más.
Serás más eficiente.

Te pongo un ejemplo

Tienes una pila de papeles enorme en tu bandeja de entrada de tu mesa y comienzas a procesarla. Coges una hoja, es una tarea que tienes que hacer pero lleva bastante tiempo. Tienes que redactar el informe de la reunión y anotas en tu lista de acciones siguientes:

Redactar informe de la reunión trimestral de proyectos.

Continuas procesando. Coges un folleto de un evento al que tienes que confirmar la asistencia con una simple llamada. ¿Qué haces? La llamada va a ser corta y solo para decir: ¡Cuenta conmigo! Hazla. Da tu confirmación, cuelga rápido y continua procesando la bandeja de entrada.

Es fácil ¿no? Practícala cada vez que proceses y verás cuanto trabajo te quitas de encima.

Un abrazo.
Carlos.


martes, 22 de noviembre de 2016

¿Qué es la Productividad personal?

Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida.  Confucio 


    Éstos últimos días he tenido el placer de leer algún artículo que habla sobre qué es la productividad y los resúmenes de lo que fue el encuentro del pasado día 12 de noviembre de #caféyproductividad, un evento promovido por Jeroen Sangers, Daniel Aguayo y Jordi Sánchez que reúne dos veces al año a los blogeros más expertos en productividad personal de nuestro país. Fue una grata sorpresa y un honor haber sido invitado para poder compartir mis inquietudes y poder aprender de tan grandes profesionales a los que sigo y leo desde hace años, pero lamentablemente no pude asistir. Espero hacerlo en próximas ediciones.

    Una de las cosas que se trataron en el encuentro fue que la productividad personal es algo que no vende, que la palabra productividad no atrae. Que debemos saber explicar los beneficios antes que cómo alcanzarla. Hoy quiero explicaros qué es para mí la productividad personal y porque me apasiona.

    Apenas mi blog tiene un año de vida, la valoración de este primer año os la daré en unas semanas en otro artículo, pero como sabéis lo que me seguís, en él, hablo de motivación, estilo de vida, deporte, experiencias, experimentos personales y productividad personal, todo ello con el fin de poder mejorar la vida alcanzando un alto rendimiento personal y laboral.

    Surge de todo lo aprendido en más de 6 años experimentando, leyendo a los mejores expertos, fallando y sobre todo sintiendo como haciendo las cosas bien los resultados llegan. Por eso me gusta la productividad personal, porque funciona.

    Cuando hablamos de productividad personal enseguida mucha gente piensa en más trabajo. Más productividad = más horas = mas trabajo -indican. Nada más allá de la realidad. Es todo lo contrario. Hablamos de equilibrio. Quizá es cierto que no sabemos venderla o ya incluso definirla. Pero quién sabe que la necesita acaba encontrándola como hice yo. Es una forma de vida.

    La productividad personal es un camino que engloba diferentes técnicas, métodos, actitudes y hábitos, que nos acercan al objetivo del alto rendimiento personal y profesional con alto grado de efectividad y felicidad consciente, reduciendo el estrés perceptible a niveles de máximo placer interno.


    Creo que estamos en la obligación de dar a conocer de manera global a las personas y a las organizaciones lo beneficioso de empezar a ser conscientes de que la mejora personal a través de la productividad es un valor añadido. Algo de lo que todavía, bajo mi punto de vista, la mayoría no es consciente.

    Se habla y se trabaja mucho de la eficiencia de la máquinas y procesos, podemos calcularla perfectamente mediante OEE (overall equipment efficiency); o podemos mejorar los métodos de trabajo y tiempos, haciendo value stream mapping con la filosofía Lean Manufacturing, pero no se trabaja lo suficiente en la mejora de la eficiencia de las personas. Es cierto que mejorar la productividad personal es algo individual pero se puede conseguir en equipo con una buena motivación, herramientas y sobre todo con el conocimiento de los beneficios que genera. También a nivel empresarial. En un post anterior señalé un artículo que explica a la perfección cómo, mejorando la productividad de los empleados, una empresa generó más beneficios a la vez que los trabajadores trabajaban menos horas y además, eran participes de las ganancias. ¿Imposible?

    Yo decidí mejorar mi productividad personal por necesidad, porque era el momento y los resultados han sido asombrosos. Mis niveles de estrés se han reducido, mi capacidad de trabajo ha aumentado, mi eficiencia, mis ganas, mi felicidad.
    Si me preguntan si merece la pena intentarlo, mi respuesta es no. Lo que merece la pena es hacerlo. Yo seguiré experimentando, compartiendo y aprendiendo de los mejores.

    lunes, 14 de noviembre de 2016

    Media maratón de Salou 2016. Una media exigente.

    Las excusas son para quienes no quieren esforzarse lo suficiente. -Dicho popular-



    Tercer año consecutivo corriendo en Salou, en una de las carreras que más me gustan. Una media maratón dura pero bonita.

    Como cada año fui con la familia a correr la media maratón. El año pasado solo puede correr la 10k y este año quería repetir los 21,098 kilómetros acompañado de mi mujer @mapixula que corrió los 10k por segunda vez.

    El sábado recogimos los dorsales en el pabellón municipal. Todo un acierto este cambio de la organización, ya que el año anterior tenías que desplazarte hasta Tarragona para hacerlo. Había entrenado bien. Después de muchos meses sin correr por preparar la Quebrantahuesos, hice dos meses de entrenamiento específico y aunque hacía unas semanas que tenía molestias en la banda iliotibial mi intención era correr por debajo de 1h50’, teniendo en cuenta el recorrido de la edición de hace dos años pero no tuve en cuenta que el recorrido había cambiado y esta vez eran dos vueltas a la parte más dura, con continuas cuestas y una rampa final que te hace dejarlo todo, y esto dos veces.

    Además, el primer contratiempo. Me dejé los geles que habitualmente consumo y debía comprar otros. Encontrar los mismos era casi imposible conque decidí comprar unos en el supermercado y hacer lo que nunca se debe hacer, probar cosas nuevas en una carrera y menos comida, pero no quedaba más remedio.

    Recorrido



    Se dio la salida puntual. El gps no me conectó y no pude ver el ritmo que llevaba hasta el kilómetro 10 –otro contratiempo-. Me coloqué con el globo de 1h50’ como había planeado. El primer kilómetro no se pudo correr del todo a gusto como suele ocurrir por la aglomeración de gente entre las calles pero ya, cada uno cogió su lugar y empezamos a rodar fluidos.

    Corríamos con ritmo constante, a 5 minutos/km o algo por debajo para ir ganando segundos de cara a la zona dura. Los primeros kilómetros, llanos, transcurren por la parte norte de la ciudad y bajan hasta el paseo donde puedes ver por primera vez el mar –aunque sea de lejos-. Torcemos a la izquierda para coger la calle Zaragoza y al final de ésta comienza la verdadera media maratón. Un ligero giro a la derecha nos lleva a comenzar la primera subida, constante y exigente. Iba muy bien, seguía con el grupo, íbamos pasando gente. Los tiempos se iban cumpliendo.

    Al terminar la primera dificultad se gira a la derecha en una bajada donde está situado el primer avituallamiento. Cogí un botellín de agua procurando no descolgarme del grupo. Un poco más adelante se separan las dos carreras, los de la media maratón nos vamos a la izquierda y los da la 10k, a la derecha.

    Este segundo tramo discurre camino a La Pineda con constantes subidas tendidas y pequeñas bajadas , seguía con el grupo a un ritmo entre 5:00 a 5:10 -por lo que decían, ya que todavía no me había conectado el gps-, nos llevaba con la lengua fuera. Me encontraba bien pero ya empezaba a notar la fatiga de tanto tirar hacia arriba –no había entrenado suficientemente la fuerza, está claro-.

    Toca tirar de cabeza

    Giramos a la derecha hacia el cabo de Salou en una suave bajada y ya comencé a ver en el horizonte el mar de nuevo. Una pequeño descanso que me preparaba para lo peor. Bordeamos playa llarga en una suave bajada y al fondo ya vemos lo que nos espera, una tremenda cuesta, corta, dura y exigente. Empiezo la subida con el grupo, se me disparan las pulsaciones y las piernas arden, pierdo algún metro respecto a la liebre pero aguanto. Afronto los últimos metros vacío, se me escapan 10 metros, llegamos arriba y fundido veo que va a ser difícil coger el grupo de nuevo.

    Ya bajando hacia el paseo por la Avda. Carles Buigues me doy cuenta que bajar de 1h50’ con este circuito va a ser tarea casi imposible. Estaba muerto, estos 10 primeros kilómetros a ese ritmo con ese desnivel me habían vaciado. Pequeño bajón al pensar que todavía quedaban 11 kilómetros más en otra vuelta exactamente igual. Iba a tener que tirar de cabeza aunque esta me había abandonado.



    Tomé un gel en el siguiente avituallamiento, ya el ritmo había bajado, el gps conectó – por fin- y puede saber el ritmo que llevaba. Los siguientes dos kilómetros transcurren por el paseo en un trazado de ida y vuelta que se hacen duros mentalmente. Vas viendo a la gente que vuelve hacia la segunda vuelta y tu, que estás yendo, sabes que tienes que volver a pasar por allí. Duro. Comencé la segunda vuelta ya mentalizado de lo que me iba a encontrar y decidí tomarlo con calma y poder disfrutarlo al máximo, aunque no tenía fuerzas –ese gel no me dio el punto como los que tomo habitualmente-.

    Comencé la segunda vuelta a ritmo constante, subidas constantes, me iba pasando gente, adelantaba a menos pero no paraba, las piernas comenzaban a acusar los kilómetros. El correr en solitario se hace más duro todavía, al ir en grupo vas más arropado, te tapan el aire, vas con el ritmo más constante y tiran de ti. Correr en solitario es un trabajo mental, contra tu cabeza que te pide que pares y tienes que convencerla de que no, no vas a parar hasta el final.

    Atravesé toda la zona de sube y baja y llegué al avituallamiento del kilómetro 15, otro gel y a encarar la bajada hasta la cuesta de punta roja, la temida cuesta, era el kilómetro 17 aproximadamente. La animación con batukada durante la subida animaba, las piernas estaban a punto de estallar pero poco a poco conseguí llegar arriba. Solo quedaban 4 kilómetros. Tras la leve y rápida bajada comencé a sentir ligeros pinchazos en el cuádriceps izquierdo, un principio de calambre que me hizo aminorar la marcha y ser más cauto, quería llegar.

    El avituallamiento antes de entrar de nuevo en el paseo por la fuente luminosa me dio la vida. Quedaba de nuevo sufrir por la recta interminable de ida y vuelta. Parece que me encontraba mejor, inconscientemente iba más rápido, lo que hace una buena bebida isotónica -mejor que los geles del ‘super’-. Giro a la izquierda y a encarar el último kilómetro. Parece que ya está todo hecho pero en los últimos 500 metros te obsequian con otro giro la izquierda y una subida tendida que hace que el mundo se te venga abajo. Encaré la meta y finalmente la crucé con mi hijo en brazos. Una media dura, pero bonita.

    Como es tradición, y después de la merecida ducha, una pizza y viaje de vuelta a Zaragoza. Un gran fin de semana.

    Valoración final positiva. 7 minutos más que la anterior, lo que denota la mayor dureza de ésta ya que iba mejor preparado. No había entrenado lo suficiente visto el recorrido pero salgo contento de la forma en la que estoy y sobre todo de poder volver año tras año.

    Ahora a por la próxima.

    Mis parciales



    Un abrazo.

    Carlos.

    Fotos: Mijta salou

    martes, 8 de noviembre de 2016

    Tiempo o dinero. ¿Qué eliges?

    No pienso nunca en el futuro porque llega muy pronto. -Albert Einstein-




    El tiempo es el bien más valioso que tenemos. La elección de tener más horas para ti o más dinero dependerá de cuanto valores tu tiempo. Ganar más trabajando más horas o disponer de más tiempo libre ganando menos. La elección.

    El disponer de más tiempo para ti no es cuestión solo de horarios. Mejorando tu productividad y eficiencia, y eligiendo bien en qué quieres gastar tu tiempo podrás disponer de ese tiempo libre que tanto deseas. Es más fácil de lo que parece. Sólo tienes que tener voluntad para cambiar

    Cuando haces horas extras en el trabajo, ¿qué prefieres? ¿cobrarlas en dinero o recibir el tiempo correspondiente libre? Obviamente la elección dependerá de cuanto te haga falta el dinero pero a no ser que realmente tu vida dependa de ello elegir más tiempo libre te hará más feliz.

    Un estudio de la Universidad British Columbia pone de manifiesto que quienes prefieren el tiempo al dinero gozan de mayores niveles de felicidad. 

    Mi experiencia me dice que es totalmente cierto. En general, no se es lo suficientemente consciente de lo mucho que importa el tiempo libre. Ese tiempo para pasar con tu hijo o para ir a hacer deporte. Lo que tenemos hijos sabemos que ese tiempo parece acortarse y en vez de 24, el día solo tenga 2 o 3 horas, pero si las sabes gestionar adecuadamente pueden llegar a ser muy productivas –por productivas no quiere decir que tengas que hacer algo con ellas, pueden ser para descansar-. 

    Tienes que ser consciente en qué gastas tu tiempo y sobre todo, cómo lo gastas. Quejarse no vale, haz algo por ti, no digas no tengo tiempo, reajusta tu vida, da más valor a lo que más te importa y dedica el tiempo suficiente a hacerlo. 

    Una de las cuestiones que más se repiten en las quejas de muchas personas es que no tienen tiempo para hacer nada. Ejecutivos con jornadas infinitas, horarios partidos, autónomos que trabajan 24 horas, horas extras y otro tipos de horarios hacen que no dispongan del tiempo necesario para dedicarlo a su familia o a sus aficiones o simplemente a descansar. No es problema del horario, es tu problema y de cómo quieras afrontarlo.

    Carlos, ¿cómo reajusto mi vida si no tengo tiempo para nada?

    Evalúa tu trabajo. Monitoriza cuanto tiempo le dedicas y cuánto tiempo te dedicas a ti o a tu familia. Establece prioridades. A la hora de un ascenso o posible cambio de trabajo puede llevarte a tomar una decisión u otra. Si va a conllevar más dinero pero menos tiempo libre, por lo menos, piénsalo.

    Prioriza el tiempo al dinero. Si tienes la oportunidad de llegar a un acuerdo con tu empresa para que te den horas libres en compensación por alguna de tus horas extra, hazlo. Analiza si compensa el dinero que te pagan con tiempo para ti o tu familia. Un día libre puede llegar a ser más satisfactorio que su equivalente en dinero. 

    Aprovecha los tiempos muertos. ¿No tienes tiempo para ir a clases de inglés?, aprovecha tu trayecto en coche para escuchar un podcast diario con clases de inglés. Sí, tienes tiempo, sólo tienes que aprovecharlo. ¿No tienes tiempo de leer?, antes de irte a dormir lee 15 o 20 minutos todos los días, cuando todos están dormidos. Cuando voy al médico o a algún sitio dónde sé que voy a tener que esperar, llevo un libro; es un hábito que hace tiempo que adquirí y me lleva a aprovechar ese lapso de tiempo.




    La organización personal como fuente de tiempo libre

    El quedarte más horas trabajando no significa que vayas a hacer más, ni mejor, significa que eres ineficiente. Si en ocho horas no puedes hacer el trabajo que te corresponde tienes un problema de eficiencia y debes mejorar tu productividad y establecer una nueva organización a tu trabajo. El quedarte día tras día a hacer más horas porque no llegas a terminar tus tareas denota un problema, en primer lugar tuyo y en segundo lugar de tu organización.

    Parece que el que está más horas en la oficina es más productivo y mejor trabajador. Seguro que todavía quedan responsables que lo piensan así. En el momento actual esto está desfasado. En sociedades como las escandinavas en las que el sistema de educación y laboral, en mi opinión, está más avanzado, quién se queda después de su hora de finalizar la jornada denota una falta de organización y capacidad para realizar sus tareas.

    Mejorando tu productividad podrás hacer lo que tienes que hacer en el tiempo que tú decidas hacerlo. Sí, en ocho o en cinco horas. Y esto me lleva a otra pregunta, ¿podrías ser igual de productivo si redujeran tu jornada de 8 a 5 horas al día? Si crees que no es posible lee lo que ocurrió cuando Stephan Aarstol hizo que sus empleados pasaran de trabajar 8 a trabajar 5 horas diarias. ‘What happened when i moved my company to a 5-hour work day’

    El tiempo no tiene precio, es único, cada segundo que pasa no se recupera, por eso vale tanto. En el mundo tan frenético en el que nos movemos pensamos que no tenemos tiempo para nada pero en realidad haciendo unos pequeños cambios en nuestro modelo de vida podrás llegar a ser más feliz, estar más relajado y poder disfrutar de más tiempo. Pero no vale con leer este artículo, decirte a ti mismo, sí, debería hacer algo y seguir como si nada. 

    Hazlo, pero hazlo de verdad, ahora. Deja de leer esto –aunque te pierdas la última parte -que es la mejor- y analiza donde quieres invertir tu tiempo. Yo lo tengo claro.

    Para terminar, te dejo esta fábula que leí hace tiempo y que refleja a la perfección el propósito de este artículo.


    Fábula


    Hijo: “Papá, ¿puedo hacerte una pregunta?”

    Padre: “Sí, claro, ¿qué es?”

    Hijo: “Papá, ¿cuánto dinero ganas en una hora?” —dijo con ojos muy abiertos.

    Su padre entre molesto y cansado, fue muy tajante en su respuesta.
    “Eso no es asunto tuyo, ni tu madre lo sabe, ¿por qué me preguntas tal cosa?”
    Hijo: “Sólo quiero saber, por favor dime, ¿cuánto ganas por una hora?”

    El papá contrariado contestó con un simple: “100€ por hora”.

    Hijo: “Oh” —El niño con tristeza agacha la cabeza hacia abajo...

    “Papá, ¿puedo pedir prestado 50€?”


    El padre se puso furioso: “Si la única razón por la que quieres saber lo que gano es para pedir prestado dinero para comprarte algún juguete tonto, entonces quédate en tu habitación, no salgas y piensa por qué estás siendo tan egoísta. Yo trabajo duro todos los días, como para lidiar con este comportamiento tan infantil”.

    El niño en silencio cerró la puerta de su habitación. El hombre se sentó y comenzó incluso a ponerse más enojado acerca de la pregunta del pequeño. ¿Cómo se atreve a hacer tales preguntas sólo para obtener algo de dinero? Después de una hora o algo así, el hombre se calmó y comenzó a pensar: Tal vez había algo que realmente necesitaba comprar con esos 50€, después de todo, el niño no pedía dinero muy a menudo. Así pues, se acercó a la puerta de la habitación del niño y abrió la puerta.

    Padre: “¿Estás dormido, hijo?”
    Hijo: “No papá, estoy despierto". 
    Padre: “He estado pensando, tal vez yo fui demasiado duro contigo. Ha sido un día largo y descargué mi frustración en ti. Aquí tienes los 50€ que me pediste…” 

    El niño se irguió, sonriendo.
    “Oh, gracias papá!” -susurró el niño mientras metía su manita debajo de la almohada y sacaba varias monedas.

    Entonces, se levanta y agarra debajo de la almohada unas monedas y unos billetes arrugados. El hombre vio que el muchacho ya tenía dinero, empezó a enfadarse de nuevo. El niño contó despacio su dinero, y luego miró a su padre.

    Papá: “¿Por qué quieres más dinero si ya tiene bastante?”
    Hijo: “Porque yo no tenía suficiente, pero ahora sí.” –Contestó entusiasmado.
    “Papá, ahora tengo 100€. ¿Puedo comprar una hora de tu tiempo? Por favor, mañana ven a casa temprano, me gustaría cenar contigo."

    Un abrazo. 
    Carlos.

    jueves, 3 de noviembre de 2016

    Cómo planificar tu día a día de manera sencilla

    Al no prepararse, se está preparando para fracasar. -Julio César-


    Decidir qué hacer o qué no hacer en cada momento puede llegar a ser una tarea complicada. Con un plan adecuado no tendrás que perder tiempo en decidirlo.

    Cuando planificas determinas las acciones que vas a realizar en un determinado momento o durante un periodo de tiempo. Trazas un plan. Cada día al comenzar a trabajar debes tener claro qué vas a hacer y qué no vas a hacer.

    Hacer un simple listado a modo de check-list de las tres o cuatro tareas más importantes (TMI) que quieres desarrollar en el día, te libera del estrés de tener que estar pensando al finalizar una tarea, qué es lo que vas a hacer a continuación.

    Asimismo, aclaras para tu interior qué es lo que no vas a hacer e interiorizas que está bien que no estés haciendo lo que no estás haciendo. Créeme, esto libera mucha presión interna.

    Planificación diaria flexible

    Tener una planificación de las tareas más importantes que quieres realizar no significa que tengas la obligación de terminarlas sino que sirven de guía para poder encarrilar la jornada y mantener el foco en cada momento; también, después de interrupciones o tras algún tipo de distracción, como urgencias o requerimientos durante tu jornada. 

    Hay autores que no creen en esta técnica de planificar en base a las tareas más importantes basándose en la volatilidad del entorno, tan cambiante en el trabajo del conocimiento actual, tal y como afirma Jerónimo Sánchez en estos artículos

    Estoy de acuerdo con él en que, trabajando con GTD, en muchos casos no sería necesario si quiera planificar los días, ya que atendiendo a tu lista de tareas, determinarías rápidamente que hacer en cada momento. De ahí la fuerza de GTD; pero, seamos sinceros, todos planificamos de alguna manera, tu cerebro necesita planificar para sentirse seguro, planificamos de forma natural. Una planificación flexible te permite tener una guía de por dónde tienes que tirar en tu día y si es necesario, reconducir el camino para llegar al objetivo final, que es simplemente hacer.

    Cómo planificar correctamente tu día

    Cometemos muchos errores en la planificación de un día de trabajo o de asuntos personales. Los 2 pasos a seguir para planificar tu día sería los siguientes:

    1.- Revisa tu agenda e identifica reuniones o eventos que tienen hora y duración determinados. Anótalos.

    2.- Revisa en tu lista de tareas las dos o tres tareas clave que quieres realizar hoy. No tienen por qué ser las más importantes si no las que tu creas que deben ser hechas hoy y que te van acercar a tus objetivos. Anótalas. (Yo anoto al lado de cada una un cuadro para transformarlo en un check-list y voy tachando las que completo)

    Quedaría algo así:

    8:00 – 9:00 Reunión de planificación.
    9:30 – 10:30 Visita de Juan (Proveedor)
    13:00 – 14:00 Reunión de seguridad.

    - Escribir el informe sobre la auditoría.
    - Hacer las requisiciones de compra del nuevo material.
    - Revisar el procedimiento de gestión de documentación.


    Sencillo, ¿no? Sí, es más de lo que piensas. Sólo con esto ya puedes comenzar a trabajar. Si tienes alguna interrupción o algún imprevisto que tienes que atender, puedes dejar la tarea y al volver retomarla sin ningún problema. Una vez que termines con una, comienza la otra y así sucesivamente. Al ser flexible, puedes añadir o eliminar tareas a lo largo de día, en función de las necesidades diarias de tus áreas de responsabilidad


    ¿En qué me ayuda planificar el día de esta manera?

    Cómo ya he dicho, te ayudará a estar centrado en lo que estás haciendo sabiendo lo que tienes que hacer y lo que no. Establecerás unos objetivos diarios que te ayudarán a ir completando tus proyectos sin desviarte en tareas que no te aporten valor y en las cuales nos perdemos en muchas ocasiones. Te ayudará a revisar tus compromisos diarios establecidos, como reuniones, para saber cuánto tiempo tienes disponible.

    Errores al planificar tu día

    No hacerlo, o hacerlo mentalmente. Hay día que no planifico porque tengo claro que no dispongo del tiempo necesario para realizar alguna tarea; bueno, no es correcto, a decir verdad también planifico mi día en base a que no tengo tiempo para avanzar en proyectos debido a diferentes situaciones como auditorías y demás. Entonces, mi planificación es una hoja en blanco, la máxima flexibilidad. Voy haciendo las acciones siguientes de mi lista de tareas en función del poco tiempo o energía disponibles. Hacerlo mentalmente no sirve de nada. GTD trata de que vacíes tu mente no de que estés recordando que es lo que tienes que hacer. Anotarlo en un papel te ayudará en este propósito.

    Establecer las tareas por tiempo, es decir, de 8 a 9 haré tal cosa, de 9 a 10 la otra. Sólo en el caso de que trabajes en un entorno con distracciones cero (quizá estudiantes) podrías llegar a trabajar de esta manera, pero de otra forma es inviable. La interacción con el teléfono, compañeros, requerimientos y energía hace que sea difícil establecer un timing para cada tarea, simplemente cíñete a hacerla.

    Anotar proyectos y no acciones/tareas. Si utilizas GTD tus tareas estarán correctamente definidas y sólo tendrás que echar un vistazo a tu lista para anotar las que quieras avnazar en el día. Si no lo utilizas, deberías comenzar y si no no anotes acciones difusas sin ningún objetivo. Eso no es una tarea.

    No revisar la agenda y planificar demasiadas tareas. Esto te creará un estrés innecesario ya que aunque tengas decenas de tareas por hacer si sólo anotas las dos o tres más importantes tu cerebro se centrará en esas y discriminará las demás. Además no olvidarás acudir a las reuniones y sabrás en todo momento el tiempo disponible.


    Esta es una forma sencilla de planificar eficientemente tu día a día. Tan sencilla que es posible que ya lo estés haciendo. Te felicito, estás dando un gran paso para mejorar tu productividad y liberar tu estrés.

    Y tu, ¿cómo planificas tu día?

    Un abrazo,

    Carlos.



    Enlaces relacionados:

    martes, 25 de octubre de 2016

    TU HIJO NO ES MESSI (ni lo será nunca). Educa con eficacia

    Hay alguien tan inteligente que aprende de la experiencia de los demás. -Voltaire-



    Tus sueños son tuyos y los de tu hijo son suyos. ¿Qué le preguntas a tu hijo después de cada partido? Piénsalo, lee el artículo y responde de nuevo al final.

    Dicen que educar a un hijo es difícil pero creo que educar a un adulto lo es todavía más. Cada fin de semana, hay miles de niños que pasan su mañana de sábado jugando, haciendo deporte, disfrutando de un hábito que debería perdurar para siempre, tan sano física y mentalmente que habría que hacerlo obligatorio

    A su vez, detrás de cada niño hay un padre que lo acompaña, lo apoya, lo anima y se divierte con él, con lo que hace. Así debería ser, pero lamentablemente no es oro todo lo que reluce.
    Lo he vivido como jugador, como entrenador y como espectador. A algunos padres habría que decirles bien alto que "Tu hijo no es Messi, ni lo va a ser nunca". Sobre todo si hablamos de fútbol.

    Sr. Padre, te tienes que dar cuenta de que:

    Tu hijo está aprendiendo a trabajar en equipo, no a ser el mejor, no lo necesita.

    Tu hijo está aprendiendo a ser disciplinado, por eso hay un entrenador y no, tú no sabes más que el entrenador. No contradigas sus órdenes y le des a tu hijo otras diferentes porque tu sabes más que nadie de esto. Estarás creando un conflicto interior a tu hijo sobre a quién tiene que hacer caso y además, estarás faltando al respeto al profesional que en la mayoría de los casos lo hace por pasión.

    No le grites, anímalo.

    Tu hijo está desarrollando la capacidad de relacionarse socialmente con otros compañeros, no está compitiendo por ganar un campeonato del mundo.

    Tu hijo está aprendiendo a respetar y a hacerse respetar. Tus insultos al árbitro no ayudan mucho, ¿no crees? ¿Qué sentido tiene insultar a un árbitro de niños de 8 y 9 años porque se ha equivocado? Él también está aprendiendo. ¿Qué ejemplo le estás dando a tu hijo?

    Tu hijo está jugando. Cuando te cabreas con él por hacerlo mal no estás ayudando a que mejore, a que crezca. Lo hará mal, ¡claro! está aprendiendo.

    Me he encontrado infinidad de veces con padres (madres no, todo hay que decirlo) que parece que están en La Romareda viendo al Real Zaragoza jugar la Champions Leage cuando están jugando sus hijos de 8 y 9 años. Me quedo atónito viendo como chillan y sueltan todas sus frustraciones contra su propio hijo. Creen que su hijo debe, si o si, llegar a ser el mejor y jugar en primera división. ¡Si sólo tiene 8 años! Déjalo disfrutar. Si tiene posibilidades se verá más adelante, no ahora.

    Educa eficazmente

    Educar eficazmente significa ayudarles a encontrar el camino más sencillo y eficiente para realizar las cosas de la manera correcta para obtener los mejores resultados y a tomar decisiones en las diferentes situaciones que se les plantearán durante su vida.

    Significa ayudarles en el camino de buscar soluciones a los problemas para asegurar un aprendizaje continuo. Es enseñarles a aprender del fallo y hacerles saber que el fallo es necesario para poder mejorar. Cuando se den cuenta de todo esto ya se habrán diferenciado y habrán crecido con los valores de esfuerzo y compañerismo.

    Habrás creado inconscientemente en él unos valores que le harán diferenciarse del resto. Habrás conseguido tu objetivo, le habrás ayudado en su camino y mientras tanto habrás disfrutado de una mañana de deporte junto a tu hijo.

    Ahora piensa, ¿qué le preguntas a tu hijo después del partido?

    Un abrazo.
    Carlos.