miércoles, 27 de enero de 2016

Busca tu motivación y ponle toda tu pasión

¿Estás motivado? ¿Te levantas por la mañana con ganas de comerte el mundo? 

Si la mayoría de los días no es así algo falla. Es normal que en ciertos momentos o épocas de la vida nos sintamos algo desmotivados, cansados o no nos sintamos bien pero esto forma parte de la misma y hay que aceptarlo como tal pero si esto nos ocurre constantemente algo no funciona.


En ese momento debes plantearte tus hábitos de vida y tus objetivos para volver a recargar esa energía. Debes buscar qué es lo que te motiva y dedicarle toda tu pasión.

A veces es difícil encontrar algo que nos motive, que nos haga continuar adelante pero todos y cada uno de nosotros tenemos algo que nos gusta y algo por lo que levantarnos cada mañana.

Cada día veo a más gente desmotivada, sin ganas de experimentar cosas nuevas, con miedo a cambiar algo que no le gusta...

Busca tu motivación y ponle toda tu pasión

Es importante tener unos objetivos bien definidos para cada área de tu vida tanto personal como laboral. Puede que no siempre sean los mismos, esos objetivos van cambiando a lo largo de la vida pero es importante que en cada momento los tengas bien definidos para poder enfocarte en ellos y en alcanzarlos estará tu motivación. Es muy importante revisarlos periódicamente. Esto es algo que muy pocas personas hacen realmente. Sí, muchos lo pensamos pero nadie lo hace. Pero ten en cuenta que la primera motivación es tu propia satisfacción personal.

Coge un papel y un boli y anota cuáles son tus objetivos personales y laborales de aquí a 5 años.


- Cómo quieres ser/estar o sentirte de aquí a 5 años.


- Que metas te gustaría cumplir.


- Como te gustaría que fuese tu vida dentro de 5 años.

Bien, esto son tus objetivos. Ya los tienes. Ahora hay que trabajar para conseguirlos. ¿Qué es lo primero que tienes que hacer para comenzar a cumplirlos?. Ten en cuenta que la satisfacción personal no la conseguirás cuando los cumplas, la mayor satisfacción la conseguirás durante el camino, ya que estás enfocado y con un objetivo. Estás MOTIVADO.

Ahora, haz otra lista con tus objetivos para lo que quede de este año. Define qué quieres conseguir este año que te acerque un poquito más a tus objetivos.

Por ejemplo: dentro de 5 años me gustaría haber acabado la carrera o tenerla muy avanzada. Pues el objetivo para este año es estudiar al máximo posible el primer curso y centrarme sólo en eso. Debes poner toda tu pasión en estudiar ese primer curso.

Es muy importante ponerte pequeñas metas para poder seguir con la motivación suficiente pero sin perder de vista el objetivo.

Imagínate que quieres correr un maratón, estás en la línea de salida y piensas “buf, 42 kilómetros…no voy a poder, es demasiado para mi…..”. en este caso hay que engañar a la mente, fracciona tu objetivo en pequeños retos que sean conseguibles, por ejemplo, 5 kilómetros. Céntrate en los primeros 5 kilómetros y sólo esos cinco. Una vez que llegues allí, céntrate en los otros cinco siguientes y así sucesivamente. Estás consiguiendo tu objetivo poco a poco, mediante retos más pequeños pero sin perder de vista tu gran objetivo final que es cruzar la línea de meta.

Esto mismo se puede aplicar al resto de objetivos vitales que nos marquemos. Si creéis que es un objetivo muy grande, divididlo en pequeños objetivos e id completándolos poco a poco.

Empieza hoy mismo, ¿Qué es lo que quieres cambiar o mejorar?. Anótalo y ponte en marcha. Te lo agradecerás dentro de 5 años.

Os dejo esta charla llamada el coeficiente de optimismo donde Emilio Duró, un economista que ha sido directivo de diversas grandes compañías ha dedicado estos últimos años a estudiar a la gente que tiene éxito. Nos da su particular versión de la vida y de las motivaciones que tenemos. Es una conferencia brutal. De lo mejor que he visto y he visto muchas...Hay datos que no son del todo exactos y hay pequeños detalles en lo que no estoy del todo de acuerdo pero cuenta unas cuantas cosas muy ciertas y muy reales y nos da un toque de atención sobre los hábitos que tenemos que cambiar para poder sentirnos mejor.

Dura casi dos horas pero os aseguro que merece la pena sentarse tranquilamente a verlo.

Espero que os guste y ¡no olvides compartirlo!. ;)

Un abrazo.
Carlos.



Emilio Duró.

|El coeficiente de optimismo|


lunes, 18 de enero de 2016

Método GTD®. 0 | Introducción.

¡Hola a todos! 

Hoy os explicaré en que se basa el famoso método de organización GTD®Getting Things Done® desarrollado por David Allen, el cual yo sigo para la gestión de mis tareas y proyectos.

Esa filosofía de gestión del tiempo y de las tareas se puede aplicar no sólo a tu trabajo sino también a tu vida personal. Para mí, supuso un cambio radical en mi forma de trabajar, haciendo que el estrés y la falta de control desapareciera y mi productividad y relajación aumentara.

Mucha gente piensa que estos métodos conllevan mucho tiempo de aprendizaje o son complejos y sólo son para gente determinada; nada más lejos de la realidad. Si crees que necesitas organizarte mejor, reducir el estrés o percibes que no tienes el control suficiente tus tareas diarias o deseas mejorar tu productividad, al fin y al cabo, vivir mejor, merece la pena dedicar un poco de tiempo a ir poniendo en práctica poco a poco éste método o cualquier otro que se adapte a vosotros. Para mí este es el mejor con diferencia.

EL LIBRO

El método se desarrolla en el libro Getting Thigs Done®, the art of stress-free productivity (En español, Organízate con eficacia, máxima productividad personal sin estrés).



En 2015 David Allen, sacó una nueva edición revisada con nuevos comentarios. Asimismo, existen diversos libros del autor que ahondan más en esta metodología y nos indican más claves para mejorar nuestra productividad y nuestra forma de gestionar nuestras actividades.


  Fuente: www.gettingthingsdone.com


EL MÉTODO

El método nos enseña a en sacar todas las ideas de la cabeza, ponerlas en un sistema confiable al que tú sabes que vas a recurrir frecuentemente, determinar cuál es la acción siguiente para llevar a cabo esa tarea y liberar la mente, dejándola que se concentre en la siguiente acción y sólo en eso.

Se basa en 5 pasos muy claros:

1. RECOPILAR

Recopila todo lo que genere tu atención, personal y profesional, ideas, tareas, notas, mediante una libreta, bloc de notas, móvil, nota de audio, bandeja de entrada, etc.

2. PROCESAR

Coge todo lo anterior y pregúntale: ¿se puede hacer algo con eso?. Si no, tíralo, guárdalo o archívalo como referencia. Si es que si, decide qué siguiente acción debes hacer para completarla, si requiere menos de dos minutos, hazla, si no, delégala si puedes o anótala en una lista para hacerla en cuanto puedas.

3. ORGANIZAR

Pon recordatorios en los sitios apropiados. Crea listas de tareas, anota en la agenda los compromisos, etc.

4. REVISAR

Revisa estas listas tan frecuentemente como sea posible para decidir cuál es tu siguiente acción. Realiza una revisión semanalde todo tu ámbito de acción.

5. HACER

Usa tu sistema para decidir qué siguiente acción llevarás a cabo y hazla.

Fuente: www.gettingthingsdone.com


Se habla y se escribe mucho acerca de GTD®, podéis encontrar muchos artículos y guías en internet acerca del método y aunque aquí explicaré detalladamente como funciona, me centraré más en la aplicación global a la vida en general que los fundamentos de GTD® (el sacar todo de la cabeza para ponerlo en un sistema confiable que te permita relajar la mente) nos aportan y como nos hace sentirnos mejor.

Detrás del aspecto más técnico de organización de tareas que aporta el método está el aspecto mental que te genera, que es el que más me fascina y en el que el autor pone mucho énfasis. Ésta filosofía se puede aplicar a cualquier aspecto de la vida, ayudando a mejorarla.

En el blog iré poco a poco explicando el método en profundidad y a su vez os iré contando como lo moldeo para aplicarlo en mi trabajo y todo lo que sigo aprendiendo.

No creáis que lo he podido poner en marcha de la noche a la mañana, durante varios años he ido poco a poco introduciéndolo en mi trabajo y ha supuesto, como he dicho antes, un cambio sustancial en mi forma de trabajar.

Esto ha sido una primera pincelada acerca del método, una primera toma de contacto. Dejadme en los comentarios que os parece, dudas y lo que queráis.

No olvidéis compartirlo si os ha gustado y si no también, ;). Ah, y suscribíos si queréis recibir los nuevos post y no perderos nada.

Hasta la próxima.

PD.: Próximamente os dejaré un diagrama de flujo del método donde se ve muy bien cómo funciona el sistema.


Un abrazo.
Carlos.

miércoles, 13 de enero de 2016

¿Dónde esta el límite?


¡Hola a todos!

Ya queda menos para el fin de semana y un poco de motivación para acabarla a tope no viene nada mal, ¿eh?.

Os dejo un vídeo que particularmente me encanta y me motiva. Es uno de los primeros vídeos que ví sobre Josef Ajram, alguien a quién merece la pena seguir. Lo habré visto decenas de veces y nunca me cansaré de verlo.

El vídeo es un reportaje de la productora La Caña Brothers sobre la participación de Josef Ajram junto a su equipo Where is the limit? en el Marathon des Sables, una carrera mítica y expectacular que transcurre en el desierto de Marruecos. 250 km a pie en 6 etapas y en autosuficiencia con temperaturas extremas.

Terminarás con lágrimas en los ojos.

Espero que os motive tanto como lo hizo conmigo.

Un abrazo.
Carlos.


"¿Dónde está el límite?". 



lunes, 11 de enero de 2016

5 razones por las que tener un método de organización

El cerebro no es un vaso por llenar, sino una lámpara por encender. -Plutarco (50-125) Escritor griego-

La verdad es que no tenía muy claro que escribir en el primer post y ya que vamos a hablar mucho de organización personal, por qué no empezar por explicaros las que para mí, son algunas de las principales razones por las que tener en buen método de organización personal.


Si en algún momento, la tareas de tu trabajo o de tu vida diaria te han llevado a pensar ”tengo que organizarme, no llego a todo, etc.”, es que necesitas un método de organización personal. La mayoría de la gente tiene una libreta donde va apuntando tareas, ideas o cosas que tiene que hacer pero sin darles un sentido y sin confiar mucho en que todo eso que anotan vayan a tenerlo presente en el momento adecuado. Pero en realidad, aún anotado, no ha salido de su cabeza y necesitan estar pensando en ello todo el rato porque no confía en su método de “anotarlo en la libreta” porque está desordenado y sin sentido.
Ésta forma de trabajar genera un estrés innecesario y prescindible porque no tienes un sistema confiable y necesitas estar recordando constantemente donde has anotado esto, donde he dejado esta nota o este papel, ¡¡como lo pierda estoy perdido!!, ¿te reconoces?

Muchos dirán que esa es su forma de trabajar y no la pueden cambiar.

Bueno, para ello os dejo 5 buenas razones para comenzar a instaurar un buen método de organización en tu trabajo y en tu vida en general, (un método confiable) que harán que pienses si merece la pena o no. Ya te digo que sí, que merece la pena y que el cambio que verás en tu vida será grande.

1. Reducirás el estrés

La he querido poner la primera porque me parece la razón más importante de todas. Tener un buen método de organización personal te permitirá liberar la mente de preocupaciones innecesarias y enfocarte solamente en la tarea que tienes por delante sabiendo que todas las tareas que comprenden tu ámbito las tienes correctamente identificadas en el lugar correcto al que sabes que acudirás cuando lo necesites y por tanto no deberás preocuparte de ello.

No hay nada más estresante que estar trabajando y a la vez estar pensando en lo siguiente que tienes que hacer o que no se te debe olvidar hacer esto o que tienes muchos temas pendientes sin concretar.
Reducirás el nivel de estrés, tu cuerpo estará más relajado, notarás más energía, tendrás menos dolores, te pondrás menos enfermo y por ello te sentirás mucho mejor, más relajado y estarás de mejor humor.

2. Serás más productivo


Tu jefe está de enhorabuena. Si decides cambiar tu organización para hacerla más eficiente, notarás que, al estar más relajado y tener más energía, tu productividad aumentará exponencialmente. Harás más cosas en menos tiempo y mucho más relajado. Tendrás la mente despejada para poder abarcar más proyectos y tenerlos más controlados sin cambiar la sonrisa de tu cara.

3. Los demás confiarán más en ti

¿Qué ocurre cuando estas organizado y centrado en lo que tienes que hacer en cada momento preciso? Que las tareas fluyen y nada se te queda en el tintero o retrasado o extraviado.

Alguna de esas tareas que tienes que hacer son "cosas" que necesitan ser realizadas para que otra persona pueda avanzar en su trabajo y si las olvidas, las dejas sin hacer durante mucho tiempo, estarás retrasando a su vez la continuación del trabajo de ese compañero que necesita que tú termines con tu tarea. En cambio, si estás bien organizado, los demás sabrán que acabarás a tiempo esa tarea o por lo menos que eres consciente de lo que tienes que hacer y lo tienes bien planificado en tu sistema de organización con lo cual confiarán en ti para la realización de la tarea.
Serás una persona más responsable, confiable y gozarás de una buena reputación en ese aspecto. ¿Eres de los que olvidas informes, papeles, tareas en los cajones y luego vienen a preguntar si lo has hecho, cómo va, etc.? Puedes evitarlo.

4. Tendrás más y mejores ideas

‘Your mind is for having ideas, not for holding them’ -David Allen-

No puedo estar más de acuerdo con esta frase de David Allen, "Tu mente está para tener ideas, no para guardarlas".

El hecho de estar relajado, el confiar en tu sistema de organización, y el tener unos hábitos saludables, hace que tu mente esté despejada y lista para tener ideas porque no está trabajando en recordar que tienes por delante, sino centrada en el presente y enfocada en lo que haces ahora mismo, eso hace que puedas ser más creativo.

Esa energía que consumes cuando estás estresado con cientos de miles de cosas en tu cabeza, tu cerebro, en ese estado de relajación, la utiliza para obtener las mejores ideas.

A mí, muchas veces, se me ocurren las mejores ideas después de hacer deporte; tiene lógica, mi mente está despejada, he liberado tensión y mi cabeza está libre de distracciones que le impiden pensar con claridad. ¡Qué bueno es hacer deporte!


5. Podrás dedicar tiempo a las cosas más importantes

Porque nada es más importante que tú mismo, podrás dedicar más tiempo y con más energía a lo que más te gusta, a tus hobbies, a estar con tu familia, a no hacer nada (sí, también a eso, de no hacer nada hablaré en otro post porque es algo que no sabemos hacer. ¡No sabemos no hacer nada!). Es la ventaja de liberar tu mente de todos los compromisos adquiridos.

Estas son sólo algunas de las razones pero seguro que hay más, cada uno tendrá las suyas propias, me gustaría que las compartierais asi podemos seguir aprendiendo.

Un abrazo.
Carlos.

Foto: Pixabay