miércoles, 27 de julio de 2016

El poderoso hábito de descansar

Gran descanso es estar libre de culpa.-Cicerón-


No tenía muy claro cómo llamar a este artículo porque el descanso es algo que pasamos por alto al hablar de productividad, hábitos, eficacia, desarrollo personal y mejora de vida.

De esto ya era consciente pero éstas últimas semanas (debido a que mi hijo lleva sin dormir más de dos horas seguidas un par de semanas), he podido comprobar por mí mismo como afecta la falta de descanso en tu estado general y he vuelto a darme cuenta de lo necesario y básico que es descansar y dormir suficientemente.

Tenemos infinidad de herramientas, libros y blogs para mejorar nuestra productividad y reducir nuestro estrés pero en pocos de ellos se dedica el suficiente tiempo a lo que considero algo fundamental para poder seguir cualquier camino, el descanso. Incluso en muchos ni se le menciona.


Sin él, cualquier nueva técnica que apliquemos, cualquier superhábito que queramos implantar, cualquier esfuerzo por incrementar nuestro bienestar es del todo inviable.

Estamos acostumbrados a escuchar, -¡Duerme poco!, ¡Trabaja más horas!, ya tendrás tiempo para descansar así serás el mejor, el más preparado, incluso se considera más trabajador al que menos duerme - etc.

Pero, todo eso, ¿a qué precio?

Una persona con descanso insuficiente es menos eficiente, por lo tanto, menos productiva, menos creativa, más estresada y con las capacidades disminuidas, con lo que necesita más tiempo y más esfuerzo para realizar la misma tarea.





El dormir las horas suficientes es un superhábito que no deberíamos dejar de lado. Duerme entre 7 y 8 horas diarias. Estarás diciendo, ¡si no tengo tiempo ni para dormir! Es como decir, no tengo tiempo para comer (algo habitual, por cierto).

Sólo tienes que acordarte de un día que hayas dormido mal, sólo uno. ¿En qué condiciones fuiste al trabajo? ¿Cómo te encontrabas? Ahora, imagina un mal patrón de sueño continuado en el tiempo. ¿Cómo crees que afectará a la larga en tu rendimiento laboral y personal? ¿Cómo te sentirás?

A eso es a lo que me refiero. Intenta en la medida de lo posible descansar el máximo tiempo posible. Nuestro cerebro necesita descanso. Es muy importante. No seamos superpersonas que con 5 o 6 horas de sueño lo arreglamos todo.

En términos deportivos se habla del descanso como el entrenamiento invisible.




Hay épocas que es difícil el poder establecer unos patrones estables de sueño. Sobre todo si tienes hijos pequeños; y si son lactantes mucho más (aquí las mamas son las que peor lo llevan) pero en vez de pasar más tiempo por la noche viendo la tele, ¿por qué no lo dedicas a algo que tu cuerpo y tu mente van a agradecer? Dormir. Si, duerme.

Por otra parte está el descanso más general que debemos hacer en nuestro tiempo de vacaciones. Las vacaciones es un momento ideal para poder hacer un descanso real y eficaz para nuestra mente. Es la época perfecta para recargar la energía que vamos consumiendo a lo largo del año.

Si estás de vacaciones o estás a punto de irte (como yo) aprovecha para hacer un plan de recarga de energía que incluya dormir más, hacer deporte, escuchar tu música preferida, leer algo relajado, desconectarte al máximo de todo lo que signifique tecnología tipo smartphone, tableta, televisión y centrarte en hacer descansar tu cuerpo y tu mente.

Renuévate para volver en Septiembre siendo una persona nueva.

Y recuerda, duerme más y trabajarás menos.

Un abrazo.
Carlos.


Foto: Bossfight.co

miércoles, 20 de julio de 2016

5 consejos para mantener tus finanzas personales a raya

No es lo que tu tienes, sino como usas lo que tienes lo que marca la diferencia. –Zig Ziglar-


Actualizado: El post original se escribió el 20/07/2016 y se ha actualizado el 16/01/2017. 

Tener las finanzas personales controladas es algo que todos deberíamos tener para disfrutar de una vida más relajada y de esta manera poder enfocarnos en otras cosas. No es necesario tener unos ingresos muy altos para poder disfrutar de nuestro dinero sin preocupaciones, sólo hay que saber controlar los gastos y saber hasta dónde puedes llegar.

La gente rica gestiona su capital de una manera muy diferente a la mayoría de la gente. Estos consejos no van encaminados a aumentar tu capital, ni son consejos de inversión, ni cómo generar rentabilidad con tus ahorros.

Estos consejos que os doy a continuación son una buena manera de empezar a tomar conciencia de que con unas pequeñas acciones puedes controlar y reducir tus gastos y aumentar tu bienestar, reduciendo tu estrés.

Controla periódicamente tus ingresos y tus gastos

Establece un control de tus ingresos y gastos mensuales. Recopila todos los ingresos y gastos que has tenido en el mes revisando tu cuenta. Anota todos los apuntes de tus cuentas corrientes (cuantas menos tengas mucho mejor) y así tendrás una imagen de todo lo que has gastado y en qué. De esta manera sabrás identificar todos tus gastos fijos (hipoteca, luz, letra del coche, agua, teléfono, etcétera) y los variables (compras, cenas en restaurantes, viajes, etcétera).

¿Cómo hacerlo? Lo mejor es trasladar todos esos gastos a una hoja Excel y ver el balance de ingresos-gastos que tienes. Sólo te llevará unos pocos minutos al mes y de ésta manera sabrás en cada momento en qué gastas tu dinero y podrás establecer, por ejemplo, planes de reducción de gastos fijos o podrás presupuestar el próximo viaje dependiendo del disponible en cada momento.

Es un gran ejercicio. Os animo a que lo hagáis. Tendréis una gran perspectiva de vuestra economía.



No pidas créditos


He conocido gente que pide ha pedido un crédito al banco hasta para comprarse una lavadora (si, es cierto). Los créditos son la mejor manera de aumentar nuestros gastos fijos y hacer que cada mes tengamos menos dinero disponible. Ni siquiera un pago a plazos sin intereses es recomendable si no tienes una economía saneada y aunque la tengas tampoco. Aunque no estas pagando de más por lo que estás adquiriendo, con un crédito estás generando un pago mensual que estás convirtiendo en un gasto fijo, sea por 3 o 36 meses, da igual. Con esto no quiero decir que nunca haya que pedir un crédito. Puede que quieras adquirir algo de una cantidad elevada y la mejor manera para no descapitalizarse demasiado sea pagarlo a plazos, pero siempre a un interés lo más bajo posible y con una cuota mensual que no interfiera o lo haga minimamente en tu economía personal.

Para lo único que deberías requerir un crédito sería, en todo caso para solicitar una hipoteca y como mucho para un vehículo. Para todo lo demás si no puedes permitírtelo, ahorra y cómpralo pero no recurras a un crédito y menos aún a los que venden con unos intereses altísimos.

Si tienes alguno en este momento, cancélalo lo antes posible. Da de baja todas y cada una de las tarjetas de crédito que tengas, la de el corte inglés, la VISA oro, platino o cobre, la que sea. y vive relajado sin sorpresas a fin de mes.


Prioriza tus gastos

Saber qué tienes que pagar primero para poder liberar tus finanzas, es algo básico. No puede ser que tus gastos sean mayores que tus ingresos y tengas problemas para pagar tus gastos fijos mientras estás cazando Pokémon en tu nuevo iphone, algo falla.

Prioriza tus gastos y determina en que puedes gastar tu dinero en cada momento. Si determinas que para ti, es prioritario tener el último modelo de smartphone antes que pagar la luz de casa es tu elección, pero entonces también será tu responsabilidad. Esto es un ejemplo, pero es algo que ocurre y seguro que con una buena gestión de tu balance financiero podrás hacer frente a (casi) todo.



Ahorra sistemáticamente

El tener un ahorro sistematizado ayudar a ir generando un capital futuro de manera cómoda y sencilla. Puedes hacerlo de muchas maneras. Abriendo una cuenta de ahorro (seguros de ahorro) que además te dan una rentabilidad mensual (hoy en día muy baja, casi mínima, pero bueno algo es algo), un plan de pensiones (me parece una mala opción, aquí lo explican mejor), fondos de inversión, etcétera.

Cada uno que elija el que mejor se adapte a su situación pero mi recomendación es destinar al ahorro como mínimo el 10% de los ingresos cada mes. No utilices esos ahorros para caprichos o para pagar gastos variables como viajes, ocio, etcétera. Para eso establece un ahorro paralelo para un fin concreto. Este ahorro es intocable a no ser en caso de extrema necesidad, está claro.

También existe la opción de depositar tus ahorros en bolsa. ERROR. Si decides invertir en bolsa no arriesgues todo tu capital y menos si no eres un experto. Una regla no escrita es invierte en bolsa el dinero que estás dispuesto a perder.

Reduce tus gastos fijos, controla los variables

Como he comentado antes, llevando un control de todos tus ingresos y gastos podrás establecer cuáles son tus gastos fijos y cuales tus gastos variables. Cómo gastos fijos tenemos aquellos que tienes que pagar periódicamente de manera obligatoria. Entre ellos están, la hipoteca, la letra del coche, luz, agua, teléfono, la cuota del préstamo, el colegio de los niños, los seguros de salud, la guardería, la cuota a la revista favorita, entre otros muchos.

¿Sabes lo que pagas por cada uno de estos servicios? ¿Todos son necesarios? ¿Puedes prescindir de alguno?

Recopila todos esos gastos fijos y haz un estudio de cuánto pagas por cada uno de ellos y determina si puedes reducirlos o eliminarlos directamente. ¿Realmente necesitas esa suscripción a la revista? ¿Estás pagando la cuota del gimnasio y no vas nunca? ¿Pagas cuotas de teléfono inusualmente altas?

Si ajustas y eliminas los gastos fijos innecesarios te darás cuenta de que tendrás más dinero disponible a fin de mes.

Hazlo. No lo dejes. Ponte a ello ahora y verás como te sorprende lo que puedes llegar a ahorrar y ganar en calidad de vida.

Un abrazo.
Carlos.

viernes, 15 de julio de 2016

Super-Hábitos

Tanto si se quiere, como si no, el hábito es lo mejor que existe para hacer al monje. – José Saramago (El Hombre duplicado)- 



A lo largo de nuestra vida vamos estableciendo una serie de hábitos que nos permiten afrontar el día a día de una manera determinada y que al final, condicionan de una u otra manera nuestro bienestar general. Tendemos a realizar de manera rutinaria esas “costumbres”.

Nuestro cerebro intenta, al realizar alguna acción, gastar la menor energía posible. Y, ¿qué le supone menor gasto de energía? un hábito ya establecido; el cual, después de haberlo repetido la veces necesarias, nuestro cerebro ha establecido las conexiones oportunas para que no tengamos que pensar en cómo hacerlo. En ese momento hemos establecido el hábito.

Pero no todos los hábitos son iguales. Existen los hábitos que hemos adquirido que pueden mejorar ciertos aspectos de tu vida o tu trabajo o que nos ayudan a afrontar ciertas acciones o situaciones de una manera más eficaz pero que no son significativos, es decir, que aunque no los tuviéramos arraigados y tuviésemos otros diferentes para llegar al mismo objetivo, no supondría ningún cambio vital.

Por otro lado están los SUPER-HÁBITOS. Los super-hábitos hacen que tu vida cambie de manera significativa si los adquieres adecuadamente. Son esas acciones, que en algunos casos parecen pequeñas, pero que tienen un impacto brutal en tu vida, en cómo te hacen sentir.



Algunos ejemplos de SUPER-HÁBITOS serían:

  • Hacer deporte o pasear diariamente.
  • Al levantarte, ocupar tus primeros 30 minutos en hacer yoga o estiramientos o simplemente a relajarte.
  • Llegar 10 minutos antes al trabajo.
  • Dormir 8 horas diarias (o el máximo que puedas).
  • Practicar mindfulness.
  • Dedicar una hora diaria para ti.
  • Desayunar sano y abundante todas las mañanas.
  • Leer, leer, leer.
  • Jugar con tu hijo todos los días.
  • Conducir más lento.
  • Apagar el teléfono.
  • No leer la prensa, ni ver las noticias en TV.
  • Escribir, dedicar un tiempo a la semana a escribir.
  • Etc.
Estos son sólo algunos ejemplos. Hay infinidad de ellos, tantos como personas. Porque cada uno es único para cada persona.

Cada uno tiene sus propios SUPER-HÁBITOS, pero hay algunos que todo el mundo debería adquirir y os aseguro que os cambiarán, a mejor. Lo que para uno no supondría gran cosa para otra persona puede que sea algo imprescindible para su desarrollo personal. Pero para que lleguen a ser super-hábitos tienen que ser algo que cumplas a rajatabla, sin excepciones, que los establezcas como una manera de vivir, que los integres dentro de tu estilo de vida; sólo así se convertirán en algo que cambie tus sensaciones, tu estado de ánimo, tu energía.

EJERCICIO: Te invito a que identifiques en tu rutina diaria, esos super-hábitos. ¿Los tienes? Si es así, enhorabuena, mantenlos y poténcialos. ¿Puedes adquirir otros? Hazlo. Elige un super-hábito, o cambia uno que no te aporta nada e interiorízalo, haz que cambie algo. Haz que suceda. Make it happen.

Un abrazo.
Carlos,

lunes, 4 de julio de 2016

ACTITUD, la receta para cambiar las cosas

Tu actitud determina tu felicidad. -Carlos Antorán-

Llegada de la media maratón de Salou 2014



¿Cómo afrontas los problemas? ¿Cómo afrontas tu día a día?

Inevitablemente, en la vida de todos y cada uno de nosotros hay y habrá momentos difíciles. Esto forma parte de la vida y negar la realidad no va a hacer que desaparezcan. 

Tanto en tu vida como en tu trabajo tendrás momentos en los que habrá dificultades o épocas en las que no te encuentres a gusto. Cada vez que nos enfrentamos a una situación difícil tenemos dos formas de hacerle frente; con desgana o con ACTITUD. Sólo decides que camino quieres seguir y según el que escojas el resultado será muy diferente.

La actitud con la que encaras los problemas te va a ayudar a sentirte más fuerte y con más energía para resolver cualquier piedra en el camino que seguro te va a surgir. Transforma los problemas en oportunidades, eso es cambiar, eso es ACTITUD.


"Transforma los problemas en oportunidades"

ACTITUD POSITIVA. Tantas veces has oído estas dos palabras pero ¿Has probado relamente a cambiar tu actitud hacia las cosas y ponerte en marcha? Hazlo, llénate de energía. Nos pasamos el día quejándonos de todo y echando la culpa al de al lado cuando nosotros mismos tenemos la solución. 

Verás que cuando cambies tu actitud tu vida cambiará, si, es así, Te sentirás mejor, tu energía aumentará, te sentirás con más confianza. 

Tienes dos opciones, cambiar tu actitud hacia las cosas o no cambiarla, depende de ti. Cuesta lo mismo y el resultado es tan diferente.

"Todo depende de ti"
Una persona optimista con buena actitud hacia las cosas transmite alegría, fuerza y seguridad tanto para él como para los que le rodean. Para una persona negativa que ve problemas en cada situación, todo es malo y no aporta soluciones. Es una persona que transmite todo lo contrario.
 
Fijaos bien en la gente que os rodea, en la gente con la que trabajáis ¿quién tiene una ACTITUD POSITIVA, optimista y alegre hacia las cosas? Acercaos a ellas y sobre todo, aprended de ellas.

Mañana cuando te levantes cierra el puño y y di -Hoy me voy a comer el mundo-. Levanta la cabeza y afronta tu día de otra manera. Todo cambiará. 

No son sólo palabras. Ya he dicho que esto lo habréis oído infinidad de veces pero ¿lo has hecho alguna vez? Piensa en una situación actual que te está resultando especialmente difícil. Piensa en cómo la estás afrontando y con que actitud, si ves que no es la correcta, cámbiala, ahora mismo. ¿Te está dando pereza afrontarlo?, ¿estás decaído y sin ganas porque no encuentras solución? Cambia, ahora. Sólo necesitas una cosa, ACTITUD. Te aseguro que todo cambiará.

Os dejo una charla impartida por Víctor Küppers en TED xAndorralaVella. Víctor es un motivador que ayuda a la gente a vivir con alegría y entusiasmo

Espero que os guste y sobre todo que os haga ver las cosas de otra manera.  


Y ya sabes si quieres seguir recibiendo mis post suscríbete al blog, ¡es gratis!.


¡Ah!, y no olvides compartirlo para que todo el mundo pueda leerlo.

Un abrazo.

Carlos.