miércoles, 29 de marzo de 2017

Crea tu propio estilo de vida: Diseña tu hoja de ruta

Muchas cosas no nos atrevemos a emprenderlas no porque sean difíciles en sí, sino que son difíciles porque no nos atrevemos a emprenderlas.(Séneca)

Conformarte con lo que tienes y cómo vives, especialmente si no te gusta, solo porque vives por inercia, determina tu falta de ambición y/o de motivación.



Si no te gusta tu vida, cámbiala. Así reza el dicho. Coge lo que no te gusta, crea cambio y transfórmate en lo que quieres ser. A nivel físico, mental y emocional. Cambiar es un proceso que debes acoger con fuerza y motivación. Nadie lo va a hacer por ti.

Identifica todo lo que no te gusta y determina lo que puedes transformar en algo valioso. Hábitos, sensaciones, experiencias, todo lo que imagines puede ser susceptible de convertirse en realidad. Pero tendrás que trabajar, durante mucho tiempo, lo aviso, quizá durante toda la vida. Si pretendes cambiar en una semana estás equivocado. Esto es una maratón pero cuando cruzas la meta, la satisfacción es máxima.

Generar tu propio estilo de vida puede llevar a romper con barreras autoimpuestas durante mucho tiempo, quizá toda la vida pero, ¿no merece la pena adoptar esos nuevos hábitos que harán acercarte cada día más y más a tu felicidad? Esto debes de contestarlo tu.

No estoy hablando de romper radicalmente con tu vida actual o si. Hablo de mejorar algunos aspectos de lo que ya tienes, para vivir cada día más y mejor.

Crea tu Lifestyle


  • Quiero incorporar el deporte a mi vida.
  • Quiero dejar de vivir con tanto estrés.
  • Quiero tener más tiempo para mi.
  • Quiero viajar más.
  • Quiero aprender más cosas.
  • Quiero comenzar un negocio.
  • Quiero tener un hijo.
  • Quiero sentirme bien.
  • Quiero sentirme mal y aprender de ello.
  • Quiero dedicar más tiempo a leer.
  • Quiero cuidar mi salud.
  • Quiero vivir experiencias nuevas.
  • Quiero aprovechar todas las oportunidades.
  • Quiero.................

Sólo tienes que elegir cómo quieres vivir y establecer los hábitos y rutinas adecuadas para conseguirlo. Nadie te lo impide, eres tu el único que se pone las barreras. ¿Quién te impide cambiar tus hábitos en la oficina para reducir tu estrés y ser más productivo? Tu. ¿quién te impide empezar a hacer ejercicio? Tu. ¿quién te impide pasar más tiempo con tu familia? Tu. Eres libre. 

Sólo tienes que quererlo y trabajar para ello. Cambiar tu mentalidad supone abandonar lo que has estado haciendo hasta ahora y empezar a ver más allá de tu día a día. Supone vencer la comodidad y la pereza y el camino sin rumbo. Visualiza que quieres conseguir y ve a por ello, por pequeño que te parezca. Es más fácil de lo que parece.

Objetivos, hábitos y rutinas

Tienes un objetivo. Es una meta, un fin. Sea lo que sea, crea rutinas específicas que te lleven a ese objetivo y practícalas hasta que se conviertan en una hábito que forme parte de tu vida.

Pongamos que tu objetivo es introducir la lectura diaria como parte de tu vida. ¿Cómo establezco el hábito si me cuesta tanto?

Estableciendo la rutina adecuada. 

Ejemplo:

  • Objetivo: Introducir la lectura diaria como parte de tu vida.
  • Hábito a establecer: Lectura diaria.
  • Rutina para establecer ese hábito: Leer 30 minutos diarios durante 30 días.


Muchas veces confundimos el hábito con la rutina adecuada para establecerlo, por eso mucha gente tira la toalla y no consigue establecer los hábitos en su vida, la manera de abordarlo no ha sido la correcta.

Tienes que crear una rutina que sea medible para poder monitorizarla diariamente hasta que se convierta en un hábito, como has visto antes. En este caso puedes medir y hacer un seguimiento de esa rutina.

Tu hoja de ruta

Es la lista de todas las rutinas que forman parte de tu vida y que te ayudan a establecer los hábitos que deseas para poder alcanzar tus metas. Cada vez que quieras cambiar algo o implementar un nuevo hábito, anota en tu hoja de ruta la rutina periódica adecuada que quieres seguir, de esta manera, no perderás el foco en tus objetivos y podrás alcanzarlos con éxito.

Te invito a que crees la tuya y me comentes si te es útil.

Un abrazo.
Carlos.

Foto: Bossfight.co





miércoles, 22 de marzo de 2017

Cómo conseguí aumentar mi productividad y trabajar más relajado

“Tu trabajo va a llenar buena parte de tu vida, y la única manera de estar realmente satisfecho contigo mismo es hacer lo que creas que es un trabajo fantástico. Y la única manera de hacer un trabajo fantástico es amar lo que haces. Y si todavía no lo has encontrado, sigue buscando. No te rindas. Cuando lo encuentres, te darás cuenta, desde lo más profundo de tu corazón, que lo has encontrado” (Steve Jobs)

Si dejas sin control tu mundo, acabará contigo. Decenas de tareas pendientes, interrupciones constantes, cientos de correos sin leer, reuniones a todas horas....¿te suena? Sientes que aunque trabajaras las 24 horas del día no llegarías a todo. Las tareas se acumulan, la cantidad de información de la que tienes que hacerte cargo es abrumadora....se lo que se siente. Por eso te cuento cómo tomé el control y conseguí cambiar esa situación, reduciendo mi estrés y aumentando mi productividad y eficacia.


La gente no para de hacer listas sin sentido: tareas, información, ideas, proyectos o datos que luego ni recuerdan que están allí. Todas estas anotaciones acaban en el fondo del cajón en una libreta que nunca más vuelven a mirar o, en el mejor de los casos, olvidadas entre hojas y hojas de su libreta a la espera de ser vistas, casi por casualidad, algún día. Nunca son capaces de ordenar toda esa información y darle sentido, es la razón de esa sensación de saturación.

Y las peores de todas son las personas que dicen: "dime, dime, que me acordaré". Nos creemos superpersonas capaces de acumular toda la información en nuestra cabeza. Van corriendo pero no avanzan y además, suelen ser las que más se quejan por que tienen mucho trabajo.

¿Eres tu una de ellas? Yo lo era.

Esa forma de trabajar tarde o temprano tendrá consecuencias. Tu salud se verá deteriorada por el estrés que conlleva manejar tanta información sin control. Tus responsabilidades se verán afectadas, tu rendimiento caerá en picado y el estrés acumulado empezará a darte señales de que tienes que cambiar algo y si no le haces caso podrá causarte serios problemas. Y, además, creerás que es culpa de que tienes mucho trabajo.

Pero la buena noticia es que esto tiene solución. Tomando el control de tu vida conseguirás un nivel de rendimiento personal que nunca jamás habrás podido imaginar. Tomando el control de cada área de tu vida podrás llegar a mejorar tu calidad de vida a unos niveles que ni creerías. Hoy me voy a centrar en explicarte cómo conseguí tomar el control de mi trabajo y por qué tú deberías hacer lo mismo.

Tenía el mismo problema que la gran mayoría de las personas. No tenía un sistema de organización fiable. Mis listas de tareas no existían. Tenía una libreta en la que anotaba todo pero que después ni organizaba y ni le daba sentido. Mi correo electrónico era una aplicación de almacenamiento en la que había miles de correos e insistía en contestar a todos y cada uno en cuanto me llegaban. No tenía un sistema de organización tal que me permitiera decidir que era lo mejor que podía hacer en cada momento y la información fluía sin control hasta mi cabeza.

Llegó un momento que tuve que cambiar. No era posible mantener ese nivel de exigencia sin medida. Empecé a buscar métodos para mejorar mi organización personal y, como no, si buscas como organizarte y mejorar tu productividad vas a encontrar a David Allen. Compré su libro, 'Organízate con eficacia' y empecé a leerlo, sólo con el primer capítulo supe que esto era lo que había estado buscando durante tanto tiempo, que esto era lo que necesitaba, lo que me iba a salvar la vida.

Muchas veces leemos métodos y fórmulas que nos ayudan en determinadas facetas de la vida pero no somos capaces de ponerlas en marcha. Ni siquiera probamos si lo que hemos leído funciona. Nadie, y digo bien, ninguna de las personas que en su día me pidieron ese libro o se lo dejé porque sabía que les iba a venir bien, repito, nadie, ni siquiera lo intentó. Imagino que estarían muy ocupados apagando fuegos cuando tenían a los bomberos en el cajón de su mesilla......

GTD® me salvó la vida y cuando lo empecé a aplicar a fondo me la cambió.

Comencé a aplicarlo poco a poco, empezar es más fácil de lo que parece. Solo se necesita voluntad de cambiar una mentalidad estancada durante años aplicando recetas obsoletas. Los paradigmas del trabajo han cambiado y no es más efectivo ni más productivo el que se queda más horas en la oficina sino el que consigue una efectividad mayor con los recursos disponibles de una manera eficaz independientemente de si tiene que trabajar 8 o 5 horas.

Adquirí el hábito de recopilar, organizar y crear listas de tareas y proyectos que funcionaban, y lo siguen haciendo. Seguí estudiando otras técnicas, consejos y métodos para continuar mejorando y los apliqué y complementé a GTD
®. Leí los blogs y los libros de los mejores profesionales en productividad personal y alto rendimiento tanto nacionales como internacionales, experimenté en primera persona, fallé y me volví a levantar. Sigo aprendiendo. Ahora mi sistema funciona. Está testeado y más que probado. Continúo adaptándome a las nuevas corrientes y mejorando aspectos que creo que puedo mejorar, no solo para mi trabajo si no también para mi vida. Es un viaje apasionante.

Porque la productividad personal no es algo solo para tu trabajo. Es una filosofía de vida que te ayuda a generar infinidad de recursos que puedes aplicar en cualquier ámbito para poder alcanzar un alto rendimiento personal, mayor bienestar y por ende, mayor felicidad personal.

Mi correo electrónico dejó de echar humo, empecé a ser mucho más eficaz en mis tareas, aumenté mi productividad de una manera notable llegando a gestionar todas mis áreas de responsabilidad de manera fluida y sin sobresaltos. Mis niveles de estrés se han reducido a niveles mínimos y mi felicidad global ha aumentado cuando no lo creía posible. No quiere decir que el estrés haya desaparecido totalmente, ni que ya no me sienta algo estresado en ciertos momentos, eso forma parte del ser humano pero de manera global el nivel es muy bajo y cuando aumenta tengo los recursos necesarios para volver a un estado de calma.

Por eso me he centrado en la productividad personal, porque verdaderamemente funciona. Es apasionante. Es increíble las mejoras que, con pequeños cambios, puedes notar. Durante todo este proceso (más de 5 años) he generado, siempre a partir de GTD
®, (casi toda la productividad personal actual tiene pinceladas de GTD® o se han basado en ella) una forma de trabajar que me permite ser más eficaz, y a la vez asumir una carga de trabajo que nunca hubiera sido capaz de soportar, o si, pero no lo sabía..... 

GTD® no soluciona todas las cuestiones y tiene algunas carencias en ciertos aspectos que he ido complementando con otros aprendizajes, pero son los raíles por los que circula mi tren, ahora convertido en locomotora. 

Porque no todo es GTD®, mi productividad personal ha crecido gracias a otros muchas formas de trabajar y nuevos hábitos que he ido instaurando a lo largo de este tiempo.

Te animo a que hagas lo mismo, a que cambies, tu vida mejorará. Y para ponértelo más fácil creé este blog, para compartir mis conocimientos y experiencias contigo. Para ayudarte si lo necesitas, lo creé para seguir buscando mi mayor rendimiento personal y para lograr la mayor felicidad con los recursos disponibles. Comparto todo lo que he aprendido porque no hay mayor escuela que la propia experiencia.

Un abrazo.
Carlos.


Foto: bossfight.co



miércoles, 15 de marzo de 2017

31 días, 31 logros: Nuevo experimento

Son vanas y están plagadas de errores las ciencias que no han nacido del experimento, madre de toda certidumbre. (Leonardo da Vinci)

Darte cuenta de tus logros diarios es un paso más de cara a una correcta automotivación y una sana autoestima. 


Hace dos días comencé un nuevo experimento para intentar alcanzar mi máximo rendimiento y mi mejor versión día tras día. Formará parte de mi proyecto #MyBestLifeProject.

La idea viene de un truco que he cogido prestado a Isra García y que he transformado en una especie de experiencia/experimento porque creo que puede aportarme grandes beneficios, sobre todo a nivel mental.

No tienen que ser hitos importantes necesariamente. Deberán ser pequeños logros diarios de los que podemos darnos por satisfechos y que nos empujen hacia mejoras en la visión de nosotros mismos y que nos ayudan en nuestra búsqueda del mejor rendimiento posible para alcanzar altos grados de felicidad. 

Pueden ser desde llegar 5 minutos antes al trabajo, haber conseguido pasar 15 minutos más de lo habitual jugando con tu hijo o haber logrado que no se te pegara la tortilla de patata. No importa lo grande o representativo que sea, debe ser un logro, pequeñas victorias internas. Estos, los pequeños logros, son los que sumados día tras día, te hacen ser más positivo y te motivan para continuar.

Verte conseguir pequeños logros hace que tu autoestima aumente y generes más fuerza para continuar hacia tu objetivo vital.

Esta pequeña experiencia me puede servir para darme un pequeño impulso en crear, aprender y establecer pequeñas mejoras diarias que me hagan sentir mejor cada día.

El experimento consistirá en anotar, al final de cada día, un logro que hay conseguido ese día, simplemente eso, lo anotaré día tras día durante los siguientes 31 y al final, repasaré todo lo conseguido durante este tiempo. Posteriormente, lo analizaré y veré en que me ha podido ayudar o no, el conseguir ese logro y como me he sentido haciéndolo. Además, decidiré establecerlo o no como un hábito diario dentro de mi rutina.

Compartiré con vosotros las conclusiones al final de la experiencia.

Me gustarías saber qué opináis de esta experiencia o qué pensáis que nos puede aportar a cada uno de nosotros, si creéis que aporta algo, claro. He incluso me gustaría que compartierais conmigo vuestro propio experimento.

Un abrazo.
Carlos.

Foto: ironman.com



lunes, 13 de marzo de 2017

Mis próximas aventuras

He fallado más de 9000 tiros en mi carrera. He perdido más de 3000 partidos. 26 veces se confió en mi para tirar el tiro ganador y fallé. He fallado una y otra vez en mi vida. Y es por eso que he tenido éxito.(Michael Jordan)

Ya tengo confirmadas mis dos próximas aventuras. La verdad es que ambas me apetecen mucho pero una de ellas, especialmente. Por el lugar, por el formato y por la buena pinta que tiene.



Una de las mejores maneras de crecer es vivir nuevas experiencias. Marcarse unos objetivos y divertirse trabajando para lograrlos. Eso es lo que hago. Intento vivir el máximo de experiencias posibles para ser feliz. Y me gusta compartirlas con vosotros. 

Una de ellas es el deporte y más concretamente estos pequeños desafíos que más que retos son maneras de vivir y disfrutar de lo que te gusta. Además hacen que te superes y te ayudan a establecer rutinas saludables que repercuten positivamente en tu vida diaria.

El alto rendimiento personal pasa por establecer acciones que sumen en cada apartado de tu vida, mejorándolo de tal manera que influya en las demás áreas positivamente, y así lograr una sinergia fundamental para el bienestar y el desarrollo personal.

La primera y la que me hace una ilusión especial es la:

GRAN FONDO CAMBRILS PARK


La Gran Fondo Cambrils Park tendrá lugar el 1 y 2 de abril, dos etapas. En la primera, participaré en el recorrido de 122 km y 2000 metros de desnivel acumulado por las carreteras del Priorat (existe también el recorrido largo de 184 km), subiremos 4 puertos que aunque acumulan desnivel, son tendidos y no habrá que fundirse mucho de cara al segundo día.

La segunda etapa es una cronoescalada que parte del pueblo de Riudecanyes y llegará hasta el Castillo de Escornalbou, son 3,4 km con una pendiente media del 8% y rampas que llegan hasta el 20% en algunos casos. Un subida muy bonita y dura que después del día anterior castigará las piernas.

Volví a hacer esta subida el verano pasado, tras muchos años, y no la recordaba tan dura, pero es muy muy bonita.

Mi rendimiento durante ese fin de semana será una incógnita porque el entrenamiento, aunque constante, no ha sido el que hubiera deseado pero aún quedan 3 semanas y espero meter algo de desnivel para llegar lo mejor posible. Será una gran entrenamiento de cara a la siguiente aventura tres semanas después.

ORBEA MONEGROS BIKE MARATHON DESERT


La segunda aventura será por segundo año consecutivo la Orbea Monegros Bike Marathon Desert,  una clásica de la bici de montaña en nuestro país (desde 1999) y de las más numerosas si no la que más organizada por una marca en Europa. Se respira un ambiente bestial. Trazado no muy duro en cuanto a desnivel, que discurre por el desierto de los Monegros. 113 km con unos 1000 de desnivel que prometen ser duros. 6000 bikers, polvo, cierzo, barro, sol, lluvia, nadie sabe lo que puede pasar, los Monegros son impredecibles.

Será el 29 de abril y, como siempre, la climatología será algo muy a tener en cuenta, ya que cada año es una incógnita. Puede llover o hacer un viento insufrible, como ya me ocurrió el año pasado y por lo que nos cortaros a los de la marcha larga para mandarnos por el recorrido corto debido a las rachas de hasta 70 km/h. El cierzo cuando pega no perdona. Fue, aún así, muy dura. Es por esto que tengo ganas de volver y completar, al fin, los 113 km de la prueba.

Ahora toca entrenar y entrenar para estar a tope. Os contaré las experiencias en el blog, conque no olvidéis suscribiros para no perderos nada.

Estas son mis próximas aventuras. Y tu ¿ya tienes la tuya?

Un abrazo.
Carlos.

Foto: Bossficht.co, Gran Fondo Cambrils Park

miércoles, 8 de marzo de 2017

Lo urgente no existe y por qué debes entenderlo para mejorar cada día

No puede haber orden cuando hay mucha prisa.(Séneca)

En este artículo desmontaré el principio de Eisenhower que prioriza las tareas clasificándolas en función de si son urgentes y/o importantes. ¿Un poco pretencioso? No pretendo serlo. Verás que la urgencia de las cosas es más que relativa. Aprende a determinar las tareas de una manera adecuada y mejorarás tu vida y tu trabajo. ¿Te apuntas?


Dwight D. Eisenhower fue un general estadounidense que dirigió las tropas durante la segunda guerra mundial y que, posteriormente, se convirtió en el 34º presidente de los Estados Unidos de América. Independientemente de su vida como militar y político, creó la que se viene a denominar matriz de Eisenhower como solución a las muchas decisiones que tenía que tomar a lo largo de los días durante la guerra.

Se trata de un principio donde clasifica en un cuadrante las tareas o decisiones a tomar según sean urgentes o no, o importantes o no.


Puede resultar útil en ocasiones puntuales pero a mi entender no sirve para el día a día. Para empezar, la clasificación de tareas por importancia o urgencia, sobre todo por esto último, es muy subjetiva. Determinar qué es urgente o urgente e importante a la vez es muy difícil en muchos casos. Por eso, simplificar esta tarea hará que no pierdas tiempo en algo innecesario. 

Lo que te va a hacer más efectivo es determinar si lo tienes que hacer o no, y cuando lo puedes hacer para que la fecha de vencimiento no se te eche encima. De otra manera se tiende a procrastinar esas tareas que por ser menos importantes o 'urgentes' no merecen toda tu atención, porque siempre vas a tener algo más urgente que hacer que esas cosas 'menores'. Por eso, clasificar las tareas por importancia según las áreas de responsabilidad lo veo más efectivo y práctico. 

Trabajar con las tareas en en cuadrante de lo importante y no urgente es lo ideal para el desarrollo personal. Covey lo popularizó en su famoso libro 'Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva' y tengo que estar de acuerdo con él. Por eso creo que lo urgente no existe. Podríamos englobar todas las tareas en los cuadrantes II  y IV.

Lo urgente no existe

No existen las tareas urgentes, existen cosas más importantes que otras según el contexto y tu área de responsabilidad. Por regla general, lo urgente es algo importante a lo que alguien (el responsable de hacerlo) no le ha prestado la atención necesaria en el momento adecuado y se ha convertido en algo 'urgente'

Lo urgente no existe. Lo urgente es en realidad una tarea con fecha de vencimiento; cosas que tienes que hacer ahora porque tienen una fecha límite. De las veces que te han dicho que esto era urgente, realmente ¿cuánto de urgente era? ¿para dentro de un minuto? ¿para dentro de una hora, un día? ¿y si no la hicieras? ¿y si esa tarea se quedará sin hacer por alguna circunstancia? ¿cuán grave sería?

Es cierto que no siempre podemos prever que es lo que va a ocurrir y de repente surge algún imprevisto que atender. En estas ocasiones, la urgencia es justificada y no hay más remedio que ponerse a ello cuanto antes porque si no, puede derivar en un problema grave. Pero no es lo habitual, en mis 11 años de experiencia trabajando codo con codo con muchas personas, en una gran organización y con decenas de temas en marcha, me ha ocurrido en contadas ocasiones.

El 90% de las cosas que alguien te dice que son urgentes en realidad no lo son. Es un dato totalmente subjetivo, en base a mi experiencia, pero mi impresión es que no estoy muy equivocado. Te animo a que hagas la prueba. Cada vez que alguien te diga que algo es urgente, anótalo y determina si es lo suficientemente importante como para que se haya convertido en urgente y pregúntate que si no se hiciera, qué ocurriría. 

¿Por qué es urgente? ¿Es urgente porque esa persona quiere que se haga ya o por que realmente es necesario que se haga en un tiempo determinado?

Probablemente ha sido una tarea importante a la que nadie le ha hecho caso hasta que no ha quedado mas remedio que reaccionar, contrariamente a la proactividad que se hubiera puesto de manifiesto si hubieses reaccionado antes.

Se proactivo y evitarás tener que correr

  • Haz las cosas cuando las tienes que hacer.
  • Evita procrastinar (qué fácil, ¿verdad?).
  • Mantén al día tus áreas de responsabilidad.
  • Detecta puntos flacos antes de que se conviertan en problemas.
  • Mantén un buen sistema de organización personal (que sea confiable) (¿te ayudo?).
  • Se consciente de la importancia de las cosas en tu entorno.
  • Adopta una actitud de mejora continua.
  • Trabaja sin distracciones.
  • Sé responsable con tus obligaciones.

No solo podemos aplicar la filosofía de lo no urgente a nuestro trabajo. Nuestra vida está llena de compromisos que se transforman de repente en urgentes. ¿En serio? No dejes que esto ocurra. Deja de correr, céntrate en lo importante y desecha todo lo demás.

Ahora te propongo un ejercicio. Anota en un papel las áreas de tu vida que son más importantes. Piensa todas las acciones que haces al cabo de día. Elimina las que no estén alineadas con lo que es más importante para ti. Sólo vive haciendo cosas que sumen. Evitarás las urgencias y tener que decidir que es más importante. Aplícalo a tu trabajo. Trabajarás menos, producirás más y te sentirás mejor.

Me encantaría que compartieras conmigo el resultado.

Un abrazo.
Carlos.

Foto: bossfight.co

miércoles, 1 de marzo de 2017

Cómo automotivarse en momentos de crisis

El hombre necesita dificultades porque son necesarias para disfrutar el éxito. -A.P.J. Abdul Kalam-

Las crisis llegan y seguirán llegando. Son parte de nosotros. Son, incluso, necesarias. Aprender a levantarnos en esos determinados momentos de una manera efectiva es un recurso que no está a la mano de cualquiera pero todos podemos lograrlo. Sólo tienes que saber cómo.


Es casi inevitable que en ciertos momentos perdamos la motivación que nos impulsa a movernos hacia un objetivo, hacia una meta determinada. Forma parte de nuestro ADN y mantener el ritmo constante de energía, ganas, ilusión por aquello que deseas resulta a veces muy difícil por las determinadas circunstancias que vivimos. Esa pérdida de motivación puede llegar por diferentes causas y a veces, sin avisar.

En estos casos, identificar que estás sufriendo una desmotivación es lo primero que debes aprender. Saber cómo te sientes y aceptar que es algo normal y que te ocurrirá incluso ante retos personales o laborales para los cuales tienes mucha ilusión. Las causas de esa baja motivación pueden ser muy diversas, es importante que las determines, pero lo más importante es que tengas recursos para volver a levantarte. No juzgues, para y piensa. Permítete sentir lo que sientes, analízalo. Puede que una época de falta de descanso te lleve a ese estado o quizá el objetivo no era el correcto. Puede que tus expectativas no fueran las adecuadas o sólo ha sido esta semana la que no ha ido bien. No debes tirar la toalla.

Esa motivación sigue estando allí, sólo tienes que ser capaz de volver a despertarla.

Escucha música que te ponga las pilas

A veces solo necesitamos un empujón y la música es el mejor cargador de pilas humanas que conozco. Pon la música a tope, canta y baila, verás cómo cambia tu forma de ver las cosas. No encuentro mejor cosa que la música como herramienta motivadora.

Haz cosas diferentes

Si llevas tiempo haciendo lo mismo para conseguir ese objetivo, cambia. La rutina puede llegar a ser altamente desmotivante. Nuestro cerebro necesita nuevos estímulos para mantenerse alerta y en forma. Si estás entrenando para un reto deportivo y estás llevando un plan de entrenamiento que es muy rutinario y apenas tiene diferencias entre unos días y otros, cambia cosas para hacerlo más ameno, por ejemplo, sustituye esos entrenos por otros de otro deporte que sean equivalentes o sal a entrenar en otros lugares diferentes a los habituales. Cambiar el sitio, la forma, el camino, de vez en cuando, para recuperar la senda correcta, puede llegar a ser muy estimulante.

Establece pequeños retos de camino al objetivo

Quizá la desmotivación viene porque el objetivo es demasiado grande o está lejano. O quizá el problema es que no hay un objetivo. Marcar pequeños retos superables hace que la recompensa por haberlos conseguido haga que se incrementen tus niveles de satisfacción y por tanto tu motivación. Ve monitorizando tus progresos e irás viendo cómo vas consiguiendo cosas cada vez más grandes de cara a ese objetivo final.

¿Estás desmotivado en el trabajo? Después de preguntarte por qué, encuentra un pequeño objetivo que superar y ve a por él, Haz de tu rutina una motivación constante.

Visualiza el final

Cierra los ojos y visualiza el objetivo final. Visualiza el motivo por el que empezaste o porque estas aquí, tu propósito de vida o tus expectativas laborales. Con el objetivo en mente reorganizarás tus ideas y volverás a la senda de ilusión y ganas por hacer cosas para consegurlo. Lo lograrás, estoy seguro. Todos podemos lograrlo.

Despeja la mente

Quizá el problema sea que tienes demasiadas cosas en la cabeza. La saturación mental puede hacernos que no veamos el camino correcto y hacer que nos desviemos de nuestro propósito. Tener tu trabajo y tu vida bien organizados, las tareas y proyectos claros nos ayudará a no abrumar a nuestro cerebro con demasiada información. Siguiendo una de la premisas de GTD, la mente no está para guardar las ideas, es decir, todo lo que tengamos que recordar hay que ponerlo en el lugar adecuado donde sepamos que vamos a revisarlo en los momentos precisos para no tener que depender de nuestra memoria para recordarlo y así, dejar espacio libre en nuestra cabeza.

Sal al exterior, habitúate a pasear, cambia de actividad, toma unos días de desconexión real, es decir, ni teléfono, ni televisión, ni trabajo. Hay decenas de cosas que puedes hacer para hacer hueco de nuevo a las buenas ideas.


La mente esta para tener ideas, no para guardarlas. (David Allen)

No te pares, continua

La meta sigue estando allí. Uno de los secretos es continuar hacia ella a pesar de las dificultades. No te dejes llevar por el pesimismo. El objetivo lo tienes claro, el camino a veces resulta complicado, nunca mires atrás, siempre hacia adelante. En cuanto recuperes tu mejor versión verás que a pesar de todo has podido avanzar y eso te generará todavía más fuerza interior.

Gente motivadora

Escuchar una conferencia de alguien que sepa transmitir esa motivación que hemos perdido o dejado de lado es un recurso que utilizo mucho. Es muy efectivo, te traslada a la acción y te genera un estado de euforia que es el resorte que te catapulta de nuevo hacia el camino correcto. Un vídeo en YouTube de alguien que te inspira, una charla en TED de algún experto, un familiar o amigo al que admiras o un fragmento de ese libro que tanto te ha hecho pensar. Incluso mirar a tu hijo como juega sin más por diversión, y sentir su fuerza, ver que siempre está dispuesto a correr y jugar. Eso motiva y mucho.

Todo volverá a su cauce pero tienes que moverte para conseguirlo. Tu y yo somos iguales, yo consigo hacerlo y tu también. Busca tus herramientas. Busca lo que te hace vibrar, lo que te apasiona, lo que te divierte y hazlo, hazlo mucho. Incluye la rutina de automotivación en tu estilo de vida, los momentos de baja energía serán menos y cuando lleguen estarás esperándolos con los brazos abiertos porque te darán la oportunidad de mostrarles qué es lo que sabes hacer y disfrutarás con el proceso, forma parte de ti.

¿Quieres motivación?

Un abrazo.
Carlos.

Foto: Genis Pieterse