miércoles, 28 de junio de 2017

Por qué los empleados de Google y Apple son más productivos

El sistema actual está dominado por estas tres "palabras mágicas": Productividad, competitividad e innovación, que deberían ser sustituidas por repartición, cooperación y recreación. (Jose Luis Sanpedro)

¿Por qué unas compañías son más productivas que otras si cuentan con los mismos recursos? ¿Depende de las personas? ¿Tu nivel de productividad puede variar dependiendo en que compañía trabajes? ¿De qué manera influyen las decisiones organizacionales en la efectividad personal?



En un artículo del magazine Fast Company, uno de los más influyentes del mundo en cuanto a liderazgo, negocios, tecnología e ideas, se habla de esta cuestión. Nos explica como trabajan las grandes compañías para hacer que sus trabajadores aumenten su productividad, cosa que en la mayoría de las organizaciones no se trabaja demasiado. Se centran en la productividad de máquinas y equipos pero no se hacen cargo de los individuos y equipos humanos lo suficiente.

Os dejo la traducción del artículo original publicado en Fast Company y después tenéis unos comentarios al respecto.

Os dejo el enlace al artículo original.

***
Empresas como Apple, Netflix, Google y Dell son un 40% más productivas que la media de las empresas, de acuerdo con la investigación de la firma de consultoría de liderazgo Bain & Company. 

Se podría pensar que es porque estas empresas atraen a los empleados de primer nivel o de más alto rendimiento que están naturalmente dotados de alta  productividad, pero este no es el caso, dice Michael Mankins  socio de Bain & Company.

"Nuestra investigación encontró que estas compañías tienen un 16% de ‘jugadores estrella’, mientras que otras compañías tienen un 15%", dice. "Comienzan con la misma mezcla de jugadores estrella’, pero son capaces de generar una producción mucho más grande".

Es lo que hacen con estas personas de alto rendimiento. Ejecutivos de grandes empresas de 12 sectores industriales de todo el mundo dieron a conocer qué tres componentes del capital humano impactan en la productividad más que cualquier otra cosa: tiempo, talento y energía.

El cuartil superior organizó sus procesos de negocio de tal manera que son 40% más productivos que el resto y, en consecuencia, tienen márgenes de beneficio que son 30% -50% más altos que los promedios de la industria.

"Hacen más hasta las 10:00 de la mañana del jueves que otros en una semana, pero no dejan de trabajar", dice Mankins. "Esta diferencia sumada cada año; durante más de una década, hace que produzcan 30 veces más que el resto, con el mismo número de empleados".

Mankins muestra sus métodos y mentalidades en su nuevo libro TIEMPO | TALENTO | ENERGÍA: Superar el arrastre organizacional y dar rienda suelta al poder productivo de su equipo. Esto es lo que encontró:

GRUPO DE JUGADORES

La empresa promedio sigue un método de igualitarismo involuntario, difundiendo el talento de estrella en todos los puestos, dice Mankins. Empresas como Google y Apple, sin embargo, siguen un método intencionalmente no igualitario. "Ellos seleccionan un puñado de puestos que son críticos para el negocio, que afectan al éxito de estrategia y la ejecución de la compañía, y llenan el 95% de estos roles con calidad A", dice Mankins. "El resto de los roles tienen menos jugadores estrella."
Un ejemplo de cómo esto puede llevarse a cabo es Apple y Microsoft a principios de 2000, dice Mankins. "Se necesitaron 600 ingenieros de Apple en menos de dos años para desarrollar, depurar e implementar iOS 10", dice. "En contraste a esto, 10.000 ingenieros de Microsoft tardaron más de cinco años en desarrollar, sacar y finalmente retirar Windows Vista. La diferencia está en la forma en que estas compañías optaron por construir sus equipos. "

Apple utilizó equipos de estrellas porque iOS 10 era una misión crítica. Además, aplicaron recompensas al rendimiento del equipo; Ninguna persona en el equipo podría recibir una evaluación de desempeño excepcional a menos que todo el equipo lo hiciera. Por otro lado, Microsoft usó un ranking apilado donde el 20% de cada equipo obtuvo una revisión excepcional, y la compensación se basó enteramente en el rendimiento individual. Microsoft finalmente abolió el ranking apilado, dice Mankins.

"Para cada miembro del equipo que no es un jugador estrella, la productividad disminuye", dice. "Si el 100% del equipo es estrella, la productividad es muy alta".

ELIMINACIÓN DEL LASTRE ORGANIZACIONAL

La empresa promedio pierde más del 25% de su poder productivo debido a  la resistencia de la organización, procesos que hacen perder  tiempo y evitan que las personas puedan terminar sus tareas, dice Mankins. Esto sucede a menudo conforme una empresa crece, ya que la tendencia es poner en marcha los procesos para reemplazar el juicio. Una  investigación publicada en el Harvard Business Review encontró que la resistencia organizativa cuesta a la economía más de $ 3 trillones cada año en producción perdida.

Los procesos más comunes se relacionan con la gestión de gastos, dice Mankins. "En la mayoría de las empresas, hay límites de gasto y auditorías, y los empleados son monitorizdos en este aspecto", dice. "En Netflix, sin embargo, no hay una política de gastos. La única política es "Actuar en el mejor interés de Netflix". La compañía le está diciendo a los empleados: "Asumimos que no están aquí para arrancar a la compañía, y no vamos a poner en marcha procesos que consumen capital humano, perder tiempo y desperdiciar energías”. Animan a los empleados a que tomes sus propias decisiones, y pueden ser más productivos si no se les impide serlo".

LIDERES INSPIRADORES

Un empleado contratado es un 44% más productivo que un trabajador satisfecho, pero un empleado que se siente inspirado en el trabajo es casi 125% más productivo que satisfecho, dice Mankins. Las empresas que inspiran más empleados obtienen mejores resultados que el resto.

"Nos han enseñado que usted es un general Patton y puede inspirar a otros lo que no son, pero esto no es cierto", dice. "El liderazgo inspirador puede enseñarse. Las empresas que reconocen eso e invierten en hacer que esto ocurra producen un impacto significativo en la productividad de su empresa.”

Dell Technologies reconoció la diferencia de productividad entre los equipos inspirados y la media, dice Mankins. "Los equipos de ventas dirigidos por un líder inspirador son un 6% más productivos que los que tienen un líder promedio. Si extrapolas ese 6%, esto representa un ingreso extra de $ 1 mil millones en ingresos anuales. Considere lo que -un pobre liderazgo- le está costando a su empresa. "

El talento individual es grande, pero no puede convertir las empresas en estrellas, Mankins dice. “Podríamos intentar todo lo que quisiéramos para emular los hábitos de las personas altamente efectivas, pero no importa lo que hagamos individualmente si va en contra de como una organización consigue que se haga el trabajo”, dice Markins. “Las compañías de más alto rendimiento se centran en el colectivo en vez de en el individual”.

***

La influencia del liderazgo en la productividad de una compañía

Si bien es cierto que la productividad individual es algo que deberíamos trabajar nosotros mismos, tener un ambiente o una organización que fomente esta mejora en la efectividad personal hará que se incrementen todavía más nuestros niveles de rendimiento. El crear un ambiente adecuado para trabajar en la efectividad personal influirá en los resultados individuales de cada miembro del equipo, podemos concluir del artículo.

Como se puede ver, sin duda las organizaciones y las personas deben de ir de la mano para lograr el mejor desempeño de ambas. Deben ser capaces de localizar los procesos y las formas de trabajar que van en contra de la productividad de las personas y transformarlos en nuevos métodos que empujen hacia una mejor forma de trabajo. 

El establecimiento de nuevos paradigmas que incluyan la efectividad personal como base para el incremento de las capacidades empresariales, debe ser una prioridad si se quiere estar a la vanguardia.

Por eso es tan importante que las organizaciones trabajen para alinearse con las capacidades de los equipos y faciliten la tarea de hacer que las cosas se hagan, y que se hagan bien. 

Ganarán todos.

Un abrazo.
Carlos.




miércoles, 21 de junio de 2017

Sobreponerse y Triunfar

Triunfar es...¡Sentirte auténticamente humano! (Hector Tassinari)

Las adversidades no te matan, te mata la falta de ambición para estar por encima de ellas. Solo tienes que fijarte en las personas que las hacen frente para darte cuenta de que en demasiadas ocasiones superarnos a nosotros mismos es cuestión de motivación interna. Y además, es más fácil de lo que creemos.



Hace unos días, en clase de inglés, terminamos de ver la película 'La teoría del todo' que se basa en la vida de una de las mentes más brillantes de la historia, si no la que más, Stephen Hawking. Hace años leí uno de sus libros, 'Una breve historia del tiempo', y ya por aquel entonces me sorprendió la capacidad de este ser humano.


El desarrollo de su vida, me ha hecho pensar en como algunas personas son capaces de sobreponerse a las adversidades y aun así poder seguir experimentando la vida de una manera exitosa. Incluso con aparentes limitaciones (digo aparentes porque, después de mucho tiempo estudiando y aprendiendo de personas exitosas, he llegado a la conclusión de que las limitaciones no existen) pueden llegar a convertirse en personas realmente extraordinarias a pesar de las circunstancias.


La conclusión es clara:



No importan las circunstancias si no lo que tu quieras hacer con ellas.

Stephen Hawking sufre desde que era joven una enfermedad degenerativa neuromuscular relacionada con la ELA que le ha ido mermando en sus condiciones físicas y motoras durante toda la vida hasta dejarle absolutamente paralizado en una silla de ruedas sin ni siquiera poder hablar, pero aun así no ha perdido jamás las ganas de seguir viviendo y trabajando en su campo, escribiendo y divulgando, sobre todo en física y astronomía donde es famosa su teoría sobre los agujeros negros. Le daban dos años de vida en los años 80 y aún está con nosotros. afortunadamente para la humanidad.


No nos damos cuenta de lo privilegiados que somos. Tenemos todas las oportunidades a nuestro alcance para desarrollar nuestras capacidades y a pesar de ello no se oyen más que quejas y excusas para no hacerlo. Si eres alguien sano y con los mínimos recursos y vives en un lugar desarrollado, el triunfar o no dependerá de ti, de tus espectativas pero no de tus circunstancias.


Hay momentos duros en los que parece que el mundo ha conspirado para que todo lo malo caiga irremediablemente sobre ti. ¿Seguro? El mundo sigue girando independientemente de lo que ocurra y levantarse no es algo que las circunstancias vayan a hacer por ti.


Por eso es tan importante que aprendamos el significado de sobreponerse a las circunstancias y día tras día aprendamos cómo generar esos recursos internos para poder hacerlo.


Sobreponerse o morir


La pregunta que tienes que hacerte es: ¿Qué puedo hacer yo ahora, en este momento, para cambiar la situación? ¿Cuál es la próxima acción que tengo que poner en marcha para revertir el sentido? El porqué no importa si no lo que tú vas a hacer para cambiarlo.


Los has oído muchas veces y lo oirás porque es la única forma de seguir adelante disfrutando de todo lo que ocurre. Quizá si Stephen Hawking no hubiera tenido esta enfermedad no se habría convertido en una de las mentes más maravillosas de la historia ya que a lo mejor, se habría distraído con un vida más normal. O quizá si, porque ya lo era antes de comenzar a desarrollarla. Nunca lo sabremos pero lo que hizo es acompañar a las circunstancias y no dejar que le vencieran. No se ha rendido nunca.


Esto forma parte del juego. Y las circunstancias adversas son las que más aprendizajes te van a generar siempre. Ten esto claro. Tus victorias personales no te van a enseñar nada. Te van a motivar a continuar pero no van a ser tu motor de crecimiento. Hay que buscarlas sin duda, es el objetivo principal.


No intentes escapar, observa las circunstancias, escúchalas a ver que te dicen y coge lo bueno que te pueden ofrecer para aumentar tu experiencia vital. Hay tantas experiencias y modelos que puedes seguir para mejorar cada día cualquier aspecto, que si de verdad quieres crecer solo tienes que ponerte a trabajar en ello.


Triunfar siempre


Siempre ganas. Hagas lo que hagas, el éxito está al alcance de tu mano. Sea lo que sea, tengas el objetivo que tengas, el éxito te está esperando. El significado de triunfar lo pones tú. 


Aprobar el examen es triunfar. Aprender a tocar el violonchelo es triunfar. Ayudar a tu hijo a hacer los deberes es triunfar. Cualquier pequeña victoria es triunfar. Pasar tiempo con la gente que aprecias es triunfar.


Busca ganar, siempre. El alto rendimiento busca la victoria en cualquier circunstancia y en cualquier situación, cuanto más incómoda mejor. De esta manera saldrás ganando siempre.


No decaigas, habrá momentos duros, tiene que haberlos, pero éstos te trasnformarán y te harán triunfar. Siempre.


Fíjate en Stephen, no puede moverse, no puede hablar y ha triunfado. Y tú, ¿Qué haces aquí lamentándote? Ponte en marcha y haz que suceda. GO.


Un abrazo.

Carlos.

miércoles, 14 de junio de 2017

Conceptos clave para una revisión efectiva de tu sistema de organización

Tome control de sus emociones de manera consistente; y conscientemente y deliberadamente transforme las experiencias de su vida diaria (Tony Robbins)

Una revisión profunda de en qué estado están tus asuntos es algo fundamental para mantener el control de tu trabajo (y de tu vida). Una revisión efectiva liberará tu mente de asuntos incompletos y poco definidos. Además, te permitirá seguir manteniendo la confianza en ti y en tu sistema.


Uno de los pilares más importantes para el mantenimiento de un equilibrio adecuado en tu trabajo es revisar tu mundo de una manera periódica. Esto se consigue con la revisión semanal. Es una de las fases que se establecen con gran acierto en el sistema Getting Things Done o GTD.

No voy a centrarme en explicar qué es la revisión semanal. Para ello puedes leer este post. Me centraré en lo que considero las claves para que una revisión sea óptima y de un alto nivel.

A lo largo de la semana llegan tareas, proyectos, ideas y demás aspectos que requieren tu atención y generan acciones deben estar perfectamente localizadas en tu sistema de organización personal. De otra manera, tu efectividad no será la adecuada para obtener un rendimiento extraordinario; que es lo que buscamos.

La revisión semanal es prolongable a tus proyectos personales, no solo se refiere a tus asuntos laborables.

Después de haber terminado tu revisión semanal deberías quedarte con la sensación de que todo está bajo control, pero no en tu cabeza, sino en tu sistema. Sabes que puedes recurrir a él en cualquier momento para elegir y tomar decisiones acerca de lo que tienes y lo que no tienes que hacer y para conocer en qué estado están todos y cada uno de tus proyectos.

Si tienes la sensación de que algo no está en su sitio, estás intentando recordar qué es lo que tienes que hacer para avanzar en algún tema en concreto o piensas que algo se te está escapando de alguna manera, no has realizado la revisión semanal eficazmente.

Para que una revisión sea efectiva y completa debes:


  • Reservar el tiempo adecuado para realizarla y ser consciente de que durante ese tiempo no debes atender nada más que a la revisión. Mi consejo: Al menos dos horas. Parece mucho pero no lo es. Es el tiempo mínimo imprescindible que, por mi experiencia, se debería dedicar.
  • Sacar todas las ideas que rondan tu cabeza y ponerlas en su sitio adecuado: Listas de proyectos, lista de tareas, agenda o simplemente anótalas para procesarlas más adelante.
  • Pasar por estas 3 fases del sistema GTD: Recopilar, procesar y organizar. (Nota que no he nombrado hacer)
  • Revisar todas y cada una de las listas de control. A conciencia. Pasando y repasando cada línea. No hacer. Revisar.
  • Revisar el estado actual de cada proyecto que tienes abierto y comprobar que has determinado al menos una acción siguiente para cada uno y además, determinar si ese proyecto se alinea con tus objetivos. Es decir, si crea valor o es perteneciente a tu área de responsabilidad. Todo lo demás deséchalo, táchalo y elimínalo. Muchas veces nos comprometemos en proyectos que no nos aportan nada y ni siquiera son importantes.
  • Revisar las bandejas de entrada a conciencia y dejarlas absolutamente vacías. Así, todo lo que está pendiente ya no lo estará. No tendrás ningún asunto ni pequeño ni grande sin atender.
  • Tachar o borrar todas las tareas completadas durante la semana y eliminar toda la documentación y papeles de proyectos ya completados y que ya no te sirvan.
  • Llamar a la acción a las personas en las que has delegado algún tipo de tarea y reclamar el estado de la misma. Más, si avanzar en algún proyecto depende de que esa acción esté realizada. Al menos interésate por cómo estás esos asuntos de 'a la espera'.
  • Revisar la agenda para la semana siguiente identificando actos, reuniones o citas a las que tienes que prestar atención. Elimina las que no te interesen. No tienes que ir a todo lo que te convocan.
  • Ordenar tu escritorio. Deshazte de papeles, notas y ordena todo tu material. Un escritorio o mesa de trabajo orden llama a la concentración y te ayuda a mantener el foco en lo que estas haciendo, además de proporcionarte una sensación de relax. No acostumbres a guardar papeles sin sentido. Mentalízate de que casi nada es imprescindible.
  • Anotar cualquier acción siguiente que vaya surgiendo durante la revisión.


Es el momento para realizar un análisis rápido de tus rutinas e identificar acciones que no aportan valor y que requieren un tiempo que podrías dedicar a otra cosa, es decir, revisar rápidamente cada acción periódica que haces para intentar mejorarla o eliminarla. 

Por ejemplo, ¿Es necesario que archives todos esos papeles, con el tiempo que conlleva? ¿Es absolutamente necesario guardarlos? ¿Cuánto tiempo te lleva archivarlos? ¿Cuanto ahorrarías si cambiaras el modo de hacerlo? ¿Y si dejaras de hacerlo? Esto es un ejemplo de pequeñas acciones pueden ser revisadas para optimizarlas y ganar en productividad. 

Esto quiero que lo interiorices: La revisión semanal forma parte de tu trabajo; no estás restando tiempo a tus tareas porque estás realizando esta revisión. La revisión es una tarea periódica más y como tal debes tratarla. Es lo que te va a permitir mantener tu alto nivel de desempeño y va a hacer que puedas dedicar el tiempo necesario a las cosas importantes en el momento adecuado.

Un abrazo.
Carlos.



miércoles, 7 de junio de 2017

Micro-momentos

La ventaja se la lleva aquel que aprovecha el momento oportuno(Johann Wolfgang Goethe)

En esas pequeñas cosas está el valor real de lo que eres y de lo que quieres ser. No se trata de grandes hitos sino de pequeños instantes con los que engrandecer nuestra experiencia. Búscalos y disfrútalos más a menudo. Son los micro-momentos.



Si no te paras a pensar de vez en cuando, llegará un momento en el que te encontrarás sin salida. Los micro-momentos te permiten parar en medio de la vorágine y restituir el flujo correcto de pensamiento y energía que te ayuda a apreciar cada minuto de tu vida.

Crearlos depende de ti. Un pequeño momento de relax al final de la semana o un momento placentero donde disfrutar del presente. Un baño relajante o una cerveza bien fría al final de la semana. Puede ser un momento para ti, para desconectar o para retirarte y tomar una visión diferente de un problema o decisión a tomar.

Suelen ser pequeños momentos a los que no hacemos caso y que no saboreamos suficientemente. No estamos acostumbrados a tenerlos a hacerlos nuestros. Un pequeño paseo, sentarse tranquilamente a tomar tu bebida favorita o leer un libro. Un micro-momento es para ti, no es para compartir, es tu momento. Cuantos más micro-momentos incluyas a lo largo de tu día, más en disposición estarás de rendir más y más centrado en lo importante te encontrarás.

Estos momentos propios son fundamentales para una higiene mental adecuada y un equilibrio emocional satisfactorio. Son pequeñas recompensas personales. Adóptalos, créalos y sobre todo, disfrútalos. No son un complemento, deben formar parte de tu estilo de vida para ser más feliz, para ser mejor y para ser consciente de lo que eres.

Has escuchado cientos de veces que hay que disfrutar de las cosas pequeñas. Los micro-momentos son momentos pequeños que, sumados, hacen un todo y dan sentido a los grandes logros a la vez que te hacen poner el pie a tierra. Es auto-satisfacción personal.

¿Cuantos momentos para ti tienes a lo largo del día? Si no tienes al menos uno, algo no estás haciendo bien. Puedes tenerlos en el trabajo, en casa, en el camino de vuelta a casa, en la ducha, durante el desayuno o antes de dormir. elige tu espacio, es para ti.

Crear la rutina de dedicar al menos 5 minutos al día para disfrutar de tu micro-momento es uno de los puntos de partida para conseguir un rendimiento extraordinario físico y mental. Es dedicarte a ti mismo un pequeño tiempo para ser consciente de en qué estado estás. 

¿Cuantas veces a lo largo de estos 6 meses te has sentado, tranquilamente, sin que nadie te molestara, durante unos minutos a, simplemente, gozar? Te recomiendo que lo hagas.

Ayudarás a tu mente a ordenar ideas, desestresar, desacelerar y vivir más. Toma tiempo para ti, siempre. Es un super-hábito que no debes dejar pasar si quieres vivir mejor.

Un abrazo.
Carlos.