No rompas la cadena: El sencillo y eficaz método Seinfield para adquirir un hábito

El conocimiento es el paradigma teórico, el qué hacer y el por qué, la capacidad es el cómo hacer. Y el deseo es la motivación, el querer hacer. Para convertir algo en un hábito de nuestra vida, necesitamos esos tres elementos. (Stephen Covey, "Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva", 1989)

¿Alguna vez has querido establecer un hábito o rutina diarios y no has sido capaz de continuarlo más de tres o cuatro días seguidos? Hoy te explico un método insultantemente sencillo y muy eficaz para conseguir adquirir ese hábito que tanto deseas.


Adquirir un hábito puede resultar a veces algo extremadamente difícil. Empezamos con mucha energía y ganas los primeros días, pero conforme pasa el tiempo, ese impulso inicial pierde fuerza, la motivación disminuye y se hace más difícil continuar. Para ello, debes tener muy claro el objetivo que quieres conseguir y la motivación inicial que te llevó a comenzarlo.

Para ello, Jerry Seinfield, famoso cómico estadounidense, utilizaba un método muy eficaz para conseguir establecer sus hábitos diarios, entre ellos, escribir diariamente para poder mejorar sus monólogos. No se le ocurrió otra cosa que ir marcando cada día una equis grande con un rotulador en un calendario después de haber escrito. Esas equis, al ir pasando los días, forman una especie de cadena. Esa cadena es la que no tienes que romper. Si consigues no romper la cadena durante un determinado número de días (yo recomiendo al menos 30, para que sea realmente eficaz), habrás conseguido establecer un hábito .

El método puede utilizarse no sólo para establecer un hábito, si no para realizar una actividad determinada durante un periodo de tiempo cualquiera y en el que no puedes o no quieres fallar ningún día, como por ejemplo, hacer deporte todos los días, escribir 500 palabras de tu libro o meditar…

Por ejemplo, yo lo estoy utilizando en el experimento que tengo en marcha en este momento: Durante 31 días quiero anotar al menos un logro que he conseguido ese día. No romper la cadena significa no romper el compromiso contigo mismo que has adquirido al empezar y el método te ayuda a tenerlo presente diariamente y no desistir en tu intento.

Cómo poner en marcha un hábito con este método

1.- Compra o crea un calendario grande, que se vea bien.

2.- Colócalo en un sitio visible, que sepas que inevitablemente lo vas a ver a diario. Esto es importantísimo.

3.- Una vez que has decidido que rutina o hábito quieres establecer ¡adelánte! Una vez que termines con la rutina diaria, anótalo en el calendario. Pon una 'X' con un color que destaque, rojo, por ejemplo.

Consejo: Sólo un hábito a la vez o dos si son muy compatibles y sencillos.

4.- Si algún día olvidas hacer esa tarea, rellena ese hueco para poder ver claramente el día que has roto la cadena y continua hasta que consigas los días que has establecido.

5.- ¡NO ROPMAS LA CADENA! Al tenerlo siempre visible, te acordarás de que tienes que hacerlo. Acuérdate de anotarlo y continúa.

Cada día que pase interiorizarás más ese hábito y aunque ya no necesites mirar el calendario, te recomiendo que lo sigas utilizando para afianzarlo definitivamente.

Existen aplicaciones para poder utilizar el método en tu smartphone como Goal Tracker. No es lo ideal, ya que no la tienes visible siempre aunque puedes configurar las notificaciones para que te avise. Yo la utilizo muy a menudo para ciertas cosas pero el calendario fijado en la pared es más efectivo. Te anima a seguir al ver que la cadena va creciendo sin romperse. Al ser tan visual el efecto automotivante es magnífico.

Voy a marcar mi cruz como que ya he escrito el post semanal. De momento, mi cadena de este año está intacta…

y tú, ¿qué método utilizas para adquirir tus hábitos?

Un abrazo.
Carlos.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.